Maternidad Salud

5 motivos por los que deberías abrazar más a tus hijos cada día

5 motivos por los que deberías abrazar más a tus hijos cada día

¿Sabías que los abrazos ayudan a disminuir los efectos el estrés y los síntomas de las enfermedades leves? ¿O que influyen en nuestra salud y nuestro bienestar?

Lía Barbery, terapeuta uruguaya, descubrió los beneficios y el poder de los abrazos, y demostró que influyen en nuestra salud y nuestro bienestar. A raíz de estos descubrimientos creó el Sistema de abrazoterapia, y desde entonces han surgido más estudios que han dado razón a sus descubrimientos.

Los abrazos son contacto, son vínculo; por eso son incluso más importantes todavía para los niños; ahí van 5 motivos para abrazarlos aún más cada día:

 

  • Mejora la autoestima, pues al abrazar nos sentimos importantes y queridos, aumentando la capacidad de los niños de respetarse y quererse de por vida.
  • Mejoran el sistema inmune, que se activa al abrazarnos, y aumentamos la creación de glóbulos blancos.
  • Relaja los músculos, se activa la circulación en los tejidos blancos, y reduce el dolor.
  • Protege de los resfriados. El aumento en la frecuencia de los abrazos reduce los síntomas de las enfermedades leves como los resfriados, ¡y sin ningún efecto secundario!
  • Reduce el estrés y la ansiedad, al reducir la producción de cortisol, y aumentar la serotonina y dopamina.

 

Así que si tu hijo está estresado por los deberes o por un examen, ¡abrázale! Si le duele la barriga, ¡abrázale fuerte! Si se siente apenado, ¡abrázale todavía más! Y es que los abrazos que les damos les hacen sentir seguros y arropados, les ayudamos a crear y hacer crecer su autoestima. ¿Se te ocurre mejor motivo para abrazarles?

 

¡No olvides pedir abrazos!

¡abrazales!

Te propongo un reto

Dicen que necesitamos entre 4 y 12 abrazos al día, así que te propongo un reto: abrazar cada día a nuestros hijos y a tu pareja al menos 6 veces, y para no quedarnos cortas te propongo: al despertarse, antes de ir al cole o al trabajo, al volver a casa a comer, a la hora de la merienda, a la hora de la cena y justo antes de dormir. Yo soy muy de abrazar y besuquear a mis hijos a todas horas y sin motivos, pero no soy consciente de abrazarlos tantas veces al día, ni a mi pareja, así que seguro que notan diferencia.

¿Te animas a hacer el reto conmigo?

¿Te ha gustado esta entrada?

apúntate a la lista del blog y recibe las nuevas entradas en tu correo

No te fundiré a mails. Odio el spam, sólo te enviaré lo que te interesa ;)
1 comentario
Aprendemos con mamà 29 junio, 2016 at 01:58 contestar

Los abrazos sanan todo 🙂

Deja un comentario