Maternidad

Cómo empezar septiembre con buen pie {Madre agotada de vuelta}

Cómo empezar septiembre con buen pie {Madre agotada de vuelta}

Aquí estamos otra vez intentando coger ritmo, ¡este verano ha sido un auténtico torbellino!. Me ha pasado volando, como los dos últimos años, y es que desde que nació la peque la vida parece que haya pulsado el botón de avance rápido. ¿Os pasa a todas las madres de dos?

Os confieso que comencé las vacaciones agotada y estresada a partes iguales. Mis dos últimas semanas de trabajo las pasé dejando a Minchiña cada mañana llorando en casa (“mamá no marche, mamá no marche”), para a mi vuelta pasarse el día colgada de mi pierna cual auténtico koala. No estoy acostumbrada a ese nivel de demanda por su parte, la verdad, y eso unido a que su hermano también reclamaba su parcela -lógico- hizo que llegara a las vacaciones mentalmente agotada.

Las vacaciones, sin haber hecho nada del otro mundo, han sido fantásticas. Mi niño ya es un hombrecito y de repente se ha dado cuenta de que ya no tiene miedo al agua, y se ha lanzado a bucear, a saltar, y a hacer de todo. A mitad de vacaciones su hermana descubrió que más que una Minchiña (caracolilla) es una Xoubiña (sardinilla), se calzó los manguitos y se animó a hacer sus pinitos nadando. Así, de repente y sin previo aviso. Así que de repente pasé de tener dos temerosos del agua a dos peligros acuáticos. ¡Y yo encantada! ¿Os había dicho que por mí me pasaría todas las vacaciones dentro del mar?

 

La vuelta al cole

Pero lo mejor estaba por venir, con la vuelta al cole. Porque yo tenía un plan perfecto e infalible para empezar septiembre con buen pie, que venía siendo organizar todo con tiempo. Y empecé muy bien, encargando con tiempo los roll’ eat, esos portabocatas tan guays de los que os hablé el otro día. Pero luego me empezó a pillar el tren, porque con tan buen tiempo pues daba pena no llevar a los peques al parque, así que “ya vamos mañana a por los libros”. Y a por el baby de la peque. Y a renovar el armario. Que total, ya lo tenía yo todo controlado… y como lo tenía tan controlado, no se me ocurrió mejor cosa que convencer al costillo de que se apuntara a un curso de un mes. En pleno septiembre. Todas las tardes. Para chula, yo.

Y para añadirle diversión al asunto, me pasé tooooodo el mes de agosto entrenando a dar puntapies con el deño meñique. Y en septiembre, por fin, metí gol:

 

mi pie derecho
My right foot. Nótese la simpática línea que cruza el meñique

Si, por si no está claro, esa franja tan maja que se ve en mi meñique es una rotura. Dedo roto. Tardé dos semanas en ir al médico, no creáis, cabezona que es una… Ya os podéis imaginar lo divertidas que fueron las tardes de parque, yo sola con mis dos y mi meñique alegre.

¿Recordáis la parte del curso de mi chico?. Todas las tardes. TO-DAS. Cuando llegaba a casa por las noches la primera que salía corriendo y diciendo PAPAAAA era yo. Coja y todo. Dos peques en plena explosión “final del verano” eran demasié para mi body, sobre todo sin poder tirar de ninguna de las 2 P milagrosas: playa y piscina, y teniendo que dosificar parque…  menos mal que los refuerzos no tardaron en llegar.

Por suerte ha acabado el dichoso curso, mi dedo ha aceptado no molestar mucho si yo no me paso correteando, y los libros y el mandilón los conseguimos a tiempo en una tarde libre que -de chiripa- le dieron a mitad del curso. La ropa ya tal. Pero vamos, nada que no arreglen mis tiendas online favoritas. El otro día ya me dejé temblando la visa con tutete con la excusa de comprar los marcaropas, y estos días me estoy pateando (XD) unas cuantas tienditas monas buscando cosillas para mis peques. Cuando lleguen os las enseño, que en instagram estoy descubriendo un montón de tiendas chulísimas.

Sobre la adaptación, Minchiña se levantó el primer día diciendo: ¡VAMOS AL COLEEEE! El resto ya os lo imagináis. El hermano, aunque sin tanto entusiasmo, también tenía ganas de volver, y está contento con la clase y la profe que le han tocado. Yo me lo estoy pensando :P. Así que por esta parte todo bien.

 

Buenos propósitos, no podían faltar

En lo relativo a este blog, este año espero compartir con vosotras un poco más de lo que hacemos, cómo es ser madre de dos y cómo nos organizamos, y también retomar con fuerza mis DIY,  hasta ahora con los peques me resultaba difícil pero este año creo que la pitufa estará por la labor tanto de dejarme hacer como de participar… veremos a ver qué sale de ahí, sobre todo la parte “hacer fotos” es la que se nos ha hecho más complicada hasta ahora. ¿Lo conseguiremos? Por cierto que si os apetece algo en particular se aceptan sugerencias, yo tengo muchas ideas en la cabeza pero si hay algo que os vendría bien no dudéis en decírmelo.

¿Que tal ha ido vuestro verano? ¿Tenéis septiembre ya controlado? ¡Vamos chicas que esto está chupado!

¿Te ha gustado esta entrada?

apúntate a la lista del blog y recibe las nuevas entradas en tu correo

No te fundiré a mails. Odio el spam, sólo te enviaré lo que te interesa ;)
Leave a Reply

Deja un comentario