comprar piso para reformar
Lifestyle

Comprar piso para reformar: ¿qué debes tener en cuenta?

Como ya os conté en un post anterior, esta es la segunda vez que compro un piso para reformar, así que tenía muy claro qué debía buscar y en qué debía fijarme. Esto, cuando compras pisos usados, es muy importante, ya que hay detalles que pueden suponer un gasto adicional muy alto, tanto a la hora de reformar, como en el uso futuro del piso. Y es que hay cosas que pueden resultar más o menos evidentes, pero otras en las que no caerás si no tienes experiencia o alguien que te asesore, bien como experto inmobiliario, o bien porque ya ha pasado por ello.

Así que se me ha ocurrido compartir con vosotras lo que he aprendido, y si llegas al final te cuento una anécdota curiosa que me pasó con este segundo piso.
 

 Primeros pasos para comprar un piso usado 

Paso 1: conoce el mercado

Bajo mi punto de vista, creo que es el primer paso que debemos dar, porque el hacernos una idea de cómo está el mercado inmobiliario, es lo que nos permite marcar objetivos realistas. Cuando la idea de comprar un piso para reformar te empiece a rondar la cabeza, lo primero que debes hacer es echar un vistazo a los portales inmobiliarios para hacerte una idea de lo que puedes esperar. Quizás tras esta primera investigación ya lo descartes porque los precios están desorbitados, o porque no hay lo que buscas, o por otros motivos. No importa, de eso se trata, de que vayas viendo como está el mercado, porque esto también te va a ayudar a tomar decisiones en el futuro y a hacerte una idea de cuánto podría llegarte a costar tu futuro piso.

Paso 2: decidir tus requisitos mínimos

Esto puede parecer un paso muy obvio, especialmente cuando empiezas a ver pisos. Pero cuando la búsqueda se alarga, las dudas crecen. Y requisitos que te parecían menores, de repente resultan más importantes, y al revés; requisitos que te parecían imprescindibles, empiezas a preguntarte si de verdad lo son. Por eso es importante pararse y pensar, definir tus verdaderos imprescindibles, también aquellos requisitos que son preferentes pero no imprescindibles, y aquellos otros que serían bienvenidos pero de los que podrías prescindir. Así, en caso de tener dudas visitando un piso, te resultará más fácil descartarlo o comenzar a valorarlo como posible compra. Algunos factores que podrías tener en cuenta:

    • ubicación
    • tamaño / número de habitaciones
    • estado (nuevo, usado en buen estado, necesita reforma integral)
    • ascensor /  plaza de garaje / trastero
    • etc…

Es importante pararnos a pensar bien nuestros requisitos, pues esto nos facilitará la toma de decisiones.

Paso 3: decidir tu precio máximo

Si, también debería ser obvio, pero sucede de nuevo que cuando empiezas a ver pisos, y te das cuenta de que lo que ves no te encaja del todo, empezarás a preguntarte si puedes pagar más,  porque entonces tendría…. Mi consejo: antes de comenzar a buscar, haz cuentas, calcula lo que consideras razonable pagar al mes de hipoteca, márcate un precio máximo, que sea coherente con tu economía y no te ahogue, y de ahí no te muevas.

La crisis del ladrillo dejó a muchas familias sobre endeudadas, y muchas veces agradecí haber sido tan rígida con el precio máximo que yo me había marcado a mí misma.  Y es que cuando compré, hubiera podido pagar más, porque los intereses estaban bajos, pero me marqué un precio máximo que consideraba que podría pagar en cualquier circunstancia. Y el mantenerme firme en ese tope fue precisamente lo que impidió que durante la crisis me viera ahogada por los intereses, como sucedió a tantas y tantas personas. ¡No perdamos de vista las lecciones aprendidas!

 

 En qué fijarte para comprar un piso usado 

Una vez que tenemos definidos nuestros requisitos y decidido nuestro precio máximo, toca ponernos las gafas críticas para inspeccionar a fondo los pisos que visitemos. Es recomendable visitar algunos que no cumplan al 100% nuestros requisitos, pues esto nos permite hacernos una idea de la situación del mercado, precios que se manejan, y qué podemos esperar con el presupuesto del que disponemos.

Allá van algunas sugerencias acerca de los factores a tener en cuenta; son los que yo tomé en consideración, pero seguro que, si te pones a ello, se te ocurren otros distintos para añadir.

Características propias del piso:

  • ubicación
  • tamaño / número de habitaciones
  • estado (nuevo, usado en buen estado, necesita reforma integral)
  • ascensor /  plaza de garaje / trastero
  • número de vecinos del edificio
  • existencia de negocios en el edificio
  • antigüedad y estado general del edificio
  • fecha de renovación de tejado, fachadas, ascensor (si lo tiene)

Las características relativas al propio estado del piso son las que nos darán una idea del coste que supondrá la reforma, pero tampoco podemos olvidar las relativas al edificio en que se encuentra, ya que nos podemos encontrar la sorpresa de una derrama gorda al poco tiempo de comprar, para renovar tejado o pintar una fachada, y este tipo de derramas suelen ser de bastante envergadura. También se da el caso de edificios en los que no existen este tipo de derramas, porque se paga más de cuota de comunidad para afrontarlas; sea cual sea el caso, es importante saberlo.

Características de la ubicación:

  • presencia o ausencia de servicios en el entorno (centro de salud, colegios, parques, supermercados…)
  • distancia al centro de trabajo / colegios de los hijos
  • iluminación de la zona
  • cercanía a familiares / amigos / compañeros de colegio

Estas son sólo algunas ideas, en nuestro caso buscábamos en una zona determinada, la misma en la que siempre he vivido, con lo que respecto a la ubicación era la mejor opción posible. Pero a veces sucede que nos movemos a una zona que no conocemos, por lo que es importante hacer una lista con las características que nos gustaría que cumpliera la zona.
 

 En qué fijarte para comprar un piso para refomar 

Además de todo lo anterior, cuando visitemos un piso con la idea de comprar para reformar debemos fijarnos en características propias del piso que pueden hacer que la reforma se encarezca, o complicarnos la reforma. Ahí van algunas ideas:

  • distribución. ¿te gusta tal cual, la cambiarías?
  • posibilidad / necesidad de tirar o mover tabiques
  • cocina: estado, situación en el piso. ¿Sería mejor moverla, hay posibilidades de hacerlo? en caso contrario, ¿tiene columnas que puedan complicar la colocación de muebles?
  • baños: estado general.
  • calefacción: ¿antigüedad? ¿está operativa? ¿me sirve la caldera, o tendría que cambiarla?
  • número , estado y calidad de las ventanas
  • humedades, ¡ojo con ellas! revisa muy bien las zonas sobre las ventanas, presta atención a los olores
  • puertas: ¿me sirven? en caso contrario, ¿me servirían pintadas?
  • instalación de agua y electricidad, ¿estado, antigüedad?
  • suelos: estado general, ¿me gustan? si hay de madera, ¿servirían con un raspillado + barnizado?

Cada uno de los puntos que os indico determinarán el coste de la reforma, con lo que es importante fijarse en cada uno de ellos. Si, además, investigáis un poco el coste que tendría cada uno, podréis hacer una estimación bastante certera de la inversión necesaria para reformarlo a vuestro gusto. Y ojo con esto, porque cambiar las ventanas o la calefacción suponen un pellizco importante.

Y sobre todo y lo mas importante, no olvides ir a las visitas con los ojos y la mente bien abiertos. No te quedes sólo con lo que ven tus ojos, intenta visualizar cómo sería ese piso pintado y amueblado a tu gusto. No temas preguntar, hacer fotos, tomar medidas, e incluso pedir o hacer un plano y probar a hacer distribuciones, hay aplicaciones muy fáciles de usar en las que hacer distribuciones para ver como resultarían. Si, ¡yo lo hice con mi piso antes de decidir! Para poder ver si las opciones de reforma que nos gustarían darían resultado hice un plano a ojo y de memoria, y os puedo decir que cuando tuvimos el real en mano hasta yo me sorprendí de lo mucho que había afinado.

Que no te dé miedo probar e ilusionarte con las opciones; nada como visualizarlas para saber si es lo que quieres o no.  Es una decisión importante, ¡necesitas el máximo de información posible!

La anécdota

Una anécdota graciosa que me pasó con este piso es que, cuando fuimos a verlo, al entrar en la primera habitación me encontré con lo siguiente:

piso viejo

Y le digo a mi chico entre risas… anda, ¡qué casualidad! si son las mismas sillas que había en mi piso (el que tenía yo antes) cuando lo fui a ver. ¡A ver si va a ser una señal!.

Lo dije completamente en broma, pero cuando acabé de ver el piso pensé… ¡a ver si de verdad va a ser una señal!. Porque, casualidades aparte, yo ya lo veía: aquel podía ser nuestro piso. ¡Y vaya si lo fue!

¿Te planteas comprar para reformar, o te has lanzado a ello? ¡Espero que te resulte útil este post!

Comprar un piso para reformar: todo lo que debes tener en cuenta

No te vayas sin leer...

3 Comentarios

  • Responder
    Carol
    12 noviembre, 2018 at 22:06

    Muy buenos tips Consu!! Nosotros también valoramos el importe mensual de hipoteca que estaríamos dispuestos a asumir (incluso en tiempos difíciles) y con eso ya nos fijamos un tope y no permitimos salirnos de ahí.
    Y yo también creo que lo de las sillas fue una señal

    • Responder
      Vanesa {Una madre como tú}
      13 noviembre, 2018 at 15:16

      Si, el importe mensual es importante, yo también lo hice porque te puedes encontrar con sustos importantes. Lo de las sillas es de traca, yo cuando las vi me quedé a cuadros jajajajaja ¡besotes consu!

  • Responder
    Nai
    14 noviembre, 2018 at 23:20

    Y que tenga el certificado de habitabilidad! Sobretodo! Sino tendréis líos de abogados …

Responder