Con humor

Tipos de madres: ¿cuál eres tú?

La vuelta al cole está ya ahí, a la vuelta de la esquina, amenazando acabar con nuestra paz mental… o devolvérnosla, y es que según el tipo de madre que seas estarás lloriqueando por las esquinas, porque de verdad disfrutas el verano y pasar más tiempo con tus hijos… o dando saltos de alegría y tachando días en la agenda, porque amas a tus hijos y disfrutas del tiempo con ellos, pero 24 horas non stop durante tres meses es demasiado para tí. Yo soy un poco simbiosis entre las dos anteriores, y es que disfruto muchísimo de tener a mis hijos conmigo, y ni de coña estoy tachando los días para que vuelvan al cole, pero lo cierto es que me siento agobiada con ellos todo el día en casa y yo con mis mismas obligaciones de siempre. ¡Ojalá yo también tuviera tres meses de vacaciones, los disfrutaría muchísimo más! …

Comparte

Mamá, soy alemana

Lo grande que tiene la blogosfera maternal es que permite investigar cómo actúan otras madres, y en ocasiones esas madres son españolas viviendo en el extranjero, lo cual te permite contraponer otras culturas con la nuestra. Así, leyendo a Una mamá española en Alemania he hecho un inesperado descubrimiento: SOY UNA MADRE ALEMANA. Soy una persona más bien desordenada, y las tareas del hogar me dan una pereza extrema. Barrer, fregar, cocinar… los sobrellevo dignamente. Pero planchar es algo superior a mis fuerzas, así que con los años he desarrollado una técnica ultradepurada de colgado de sábanas y demás prendas arrugables para que queden bien estiraditas sin necesidad de plancha. Técnica que, por cierto, me están reventando el baby de mi querido Centollito y los vestiditos de Minchiña, con lo que la buena de la plancha está haciendo horas extra últimamente. Claro, ya que la enciendo, pues habrá que aprovechar el …

Comparte

Superpoderes maternales I: la improvisación

Tengo un hijo que es un poco desafión. Entre un poco y bastante. Y cabezota como su padre y su madre juntos. Estos días anda emocionadísimo con superman, porque su santopadre le ha regalado un muñequito del superhéroe, le ha puesto fragmentos de películas, algunos dibujos animados… y ya tenemos peque flipado para rato. Y madre cabreada porque su marido se pasa sus observaciones acerca de “contenido televisivo aceptable” por el arco del triunfo. Así que tengo a un centollito loco perdido por “puperman”. Ocho de la mañana, hogar de los Centollo’s. Vaya, aquí la menda Flor, su santo y el churumbel. – Mamaaaaaa quiero el calzoncillo de “puperman” – Centollito mi vida están los dos para lavar, mañana lo llevas – Noooooo ¡quiero el calzoncillo de “puperman”! – Pero centollito, es que está sucio, mañana lo llevas – Mamaaa nooooo ¡¡¡quiero el calzoncillo de “puperman”!!! Llegados a este punto se …

Comparte

Diccionario viruspédico para madres II : el «todo incluído»

El todo incluído es ese virus que se cree que tu casa es un resort en Playa Bávaro, y es que no se priva de nada:  fiebre alta, tos dolorosa, mocos hiperdensos, malestar,  diarrea, vomitona, dolores varios… todo en grandes cantidades, que total, es gratis. Me lo debí oler cuando lo ví entrar por la puerta con su pulserita dorada en la muñeca, pero es lo que tiene ser madre primeriza, que te las cuelan a pares. Os aconsejo tener mucho, mucho ojo con este virus, que es un listo. Es la bestia parda de todos los virus y el terror de las madres. Contad con él mínimo una semana en casa, y ya os digo, a cuerpo de rey; os tocará hacer sopitas, poner pañitos, masajitos, vahos y toda clase de remedios maternales. Como la pobre criatura estará ansiosa de mimos de su mamá, tendréis que tragaros  veros la trilogía …

Comparte

Diccionario viruspédico para madres I: El virus paella

Hoy comienzo una serie de entradas destinadas a dar a conocer a los más temibles enemigos de las madres: LOS VIRUS. Hay virus de todos los tipos y todas las formas, tantos que a veces resulta difícil distinguirlos. Nosotros desde el primer momento optamos por ponerles nombres, como a las tormentas, pues nos dimos cuenta de que eso facilitaba mucho su detección. Fruto de ello nace el Diccionario Viruspédico, del que a partir de ahora os compartiré un especimen cada semana. ¡Espero que os resulte de utilidad!   El virus paella El virus paella ese que de repente hace que un día empiece a subir la fiebre como la prima de riesgo cuando Rajoy abre la boca… ese. Que si le apetece da mucho  malestar, y si está de buen rollo sólo da un poco, y tras unos días de fiebre alta sin más historia decide irse por donde ha venido… …

Comparte

Mamá, ¡tú espera ahí!

Centollito,  casi tres años. Media tableta de chocolate derretida entre ambas manos y la cara. – mamá, voy  a lavarme las manos, voy yo solito, ¡tú espera ahí! (Ante la puerta de la cocina cerrada, (levanta las manos absolutamente pringosas) –  mamá, ¿ me abres la puerta? (mamá la abre)    ¡Tú espera ahí! (señalando el salón)   (Puerta del baño cerrada)  – mamá, ¿ me abres la puerta? (mamá la abre) –  ¡Tú espera ahí!   (Luz del baño apagada) – mamá,  ¿ me enciendes la luz? (mamá la enciende) –    ¡Tú espera ahí!    (Grifo de agua cerrado) – mamá, ¿ me abres el grifo? (mamá lo abre) –    ¡Tú espera ahí!   – mamá, ¿ me echas jabón? (mamá le echa) –    ¡Tú espera ahí!   – mamá, ¿ me das la toalla? (mamá se la da)   –    Ya estoy mamá, me lavé yo solito   La independencia …

Comparte

Pensando nombres de niño y niña

Cada día que pasa lo tengo más claro: mi centollito necesita compañía. Se lo llevo notando desde hace ya tiempo, y conforme pasan los meses se hace más y más evidente. La prueba más clara  es que cada poco tiempo se trae un amiguito a casa. Al principio venían por un par de días, no hacía mucho ruido ni molestaba mucho, así que no le di importancia. Poco a poco los días se fueron incrementando, y al poco tiempo ya era un cachondeo porque incluso se los traía de dos en dos. Así que decidimos hablar con el niño. Centollito de mi vida. Vale que te aburras. Vale que traigas entretenimiento a casa. Pero los virus, de uno en uno cariño, que así no damos hecho a atenderos. La conversación pareció surtir efecto en un primer momento, pero al poco ya teníamos otra vez todo un desfile por virus por casa, …

Comparte

¡Poma mamá!

Lo confieso: centollito me tiene derretida. Está en esa época graciosísima en que hablan por los codos, en que saben decir casi todo… pero en su idioma o con sus palabras adaptadas. La interacción crece por días, y la verdad es que no hay espacio para el aburrimiento. Está tan resalao en este momento que allí donde paramos arranca una sonrisa a quienes nos rodean con lo que dice o lo que se le da por hacer. Para muestra, un botón: Paro en el cajero, centollito va en la silla porque hoy vamos a hacer compras y andar mucho . Es uno de esos cajeros de calle, al lado hay otra puerta con cajero interior pero es imposible entrar con la silla. Tras mi llegan unas chicas, esperan delante de la puerta del de interior. – A ver centollito mi vida, paramos aquí un momento que mamá va a sacar dinero.–   …

Comparte

Operación #mescurro

15:20 hora zulú. En algún punto de la geografía gallega La agente OD-MC se dispone a recoger al sujeto apodado «centollito» en el centro de retención de bandoleros peligrosos. Sus vigilantes transmiten informaciones de vital importancia para las próximas horas: el individuo ha comido bien, no ha dormido, no ha tenido fiebre, ha jugado hasta el agotamiento y evacuado en condiciones. La agente OD-MC introduce al sujeto en el vehículo de transporte. El traslado transcurre sin incidencias, entre cantos hipnóticos del individuo: «veo veooooooooooo queeeeeeee vessssssssssssshhhhhhhh una cosssshhhhhitaaaaaaaaaa…» que intentan distraer a la agente para poder darse a la fuga; no obstante, la agente OD-MC, curtida en grandes crisis, consigue completar el transporte sin problema.   la Jolie a mi lado, una aficionada   15:40 hora zulú. Llegada al nido del cuco Llegada al domicilio de la agente OD-MC, donde sujeto permanecerá bajo vigilancia hasta nueva orden. El sujeto, en un …

Comparte

Como conseguir que un niño se ponga un gorro

Mi nene, supongo que como la mayoría de pequeñuelos de su edad (2 añitos) es absolutamente alérgico a los gorros. Pero no a toda clase de gorros. Las boinas de verano estilo «chulazo» le encantan, se ve guapo y además le quitan el sol de los ojos, así que generalmente se las pone de buen grado…. bueno, y porque papacentollo se empleó a fondo el verano pasado en conseguir que las pusiera sin rechistar. Los gorros de lana, sin embargo, son otro percal. Es ponérselo y salta cual resorte, grita, llora y patalea.Visto el percal y el frío que hace por estos lares en invierno (aquí no nos hacen falta olas de frío polar, ya hace un frío que te cagas brutal todo el año) me puse a buscar modos para conseguir que centollito aceptara ponerse el gorro.Estas son las opciones que encontré:- Enfundarle el gorro hasta el fondo, atárselo y …

Comparte