Embarazo

Diabetes gestacional y parto

Diabetes gestacional y parto

Como os conté en mi post sobre la diabetes gestacional y sus síntomas, debido a un aumento de mis niveles de glucosa basal el endocrino decidió que necesitaba inyectarme insulina.

Es curioso porque en un primer momento no le di importancia, hay que hacerlo y ya está,  es bueno para las dos…   pero tan pronto comencé a pincharme la insulina mi cuerpo se puso en alerta. Algo me decía que era negativo para la peque y para mi. No entendía por qué,  pero era como lo percibía,  de ahí que me planteara retirar la insulina y os pidiera ayuda.

Por desgracia no pudo ser. Cuando se lo comenté a mi endocrino se cerró en banda, se negó en redondo y de hecho es que ni me escuchó. Para él no había opciones posibles. Como ya podéis imaginar salí muy decepcionada de la consulta.  Que no aceptara era algo con lo que contaba, pero lo que no esperaba es que ni siquiera me quisiera escuchar, y mucho menos que llegara a mentirme con tal de contradecirme. Muy triste.

En los días siguientes busqué información y posibles endocrinos a los que pedir una segunda opinión,  pero mis niveles siguieron descontrolándose así que decidí olvidarlo y centrarme en controlarlos de nuevo.  Reajustes en la dieta, más movimiento tras las comidas,  ser más estricta aún con los horarios y las cantidades…
en definitiva comenzar de 0 otra vez. Y en un par de días ya estaba controlada de nuevo.

Gracias a eso no ha tenido que aumentar la cantidad de insulina a inyectarme,  aunque si he tenido que ir aumentando progresivamente el ejercicio que hago (andar).

Mi sorpresa llegó en la siguiente visita al ginecólogo,  donde me avanzó que como los niveles se me descontrolaran un poco en las siguientes semanas me provocarían el parto… y que de seguir controlada me lo inducirían igualmente en la 39 o como muy tarde la 40.  Como ya sabéis, en mi primer embarazo también tuve diabetes gestacional, y nunca me hablaron de inducir, por tanto éste cambio es debido a la insulina. Según mi ginecólogo, la peque estará mejor fuera que dentro, así que cuanto antes nazca mejor.

En esos días tuve también una charla en el hospital, donde nos explicaron el plan de parto que el propio hospital nos facilita y las posibilidades de parto mínimamente intervenido que ofrecen. Bañera de parto, inyecciones para mitigar el dolor, silla de parto, pinzamiento tardío del cordón… una maravilla de protocolo de parto respetado, pero no aplicable en mi caso debido a la insulina. Tristemente, y como ya me había advertido mi matrona y me confirmó la matrona de la charla, al tener una diabetes insulinodependiente tan pronto llegara al paritorio me pondrían una vía con insulina y otra con glucosa, y ya me podía olvidar de la bañera y demás “maravillas”. Como ya podéis imaginar, en mi mente se repitió el parto de mi niño: con vías, tumbada en la cama, dilatando mal y con dolor,  epidural, amenazas de cesárea, parto muy intervenido… mal, mal mal.

Entre lo uno y lo otro me desanimé bastante, me quedó claro que como llegara al hospital poco dilatada seguramente se repetiría la historia, así que en mi mente se afianzó un pensamiento que ya me rondaba: si quería un parto respetado tenía que llegar al hospital en dilatación completa, para que no tuvieran opción a intervenir.

Pero eso mejor os lo cuento otro día… porque el parto de Minchiña merece un capitulo aparte.

¿Tienes diabetes gestacional insulinodependiente? ¿Conoces el protocolo que te aplicarán cuando te pongas de parto? ¡Es importante que te informes!

¿Te ha gustado esta entrada?

apúntate a la lista del blog y recibe las nuevas entradas en tu correo

No te fundiré a mails. Odio el spam, sólo te enviaré lo que te interesa ;)
10 comentarios
mercedes 1 mayo, 2014 at 11:57 contestar

Te entiendo perfectamente. … tuve diabetes gestacional con mi pequeño, a las 30 semanas decidieron ponerme insulina, 3 unidades, y mira que andaba, dieta estricta, pues a la semana 40 ( cuando mi niño estaba tan agusto en la tripa de su mamá) decidieron nuevamente provocarmelo, hala, en cama, sin poder moverme ya que tenia via puesta con insukina suero y demás, y asi 18 horas hasta que david decidio salir solito, con un empujon solo, y a las dos horas se le tuvieron que llevar a la uci porque presentaba una hipoglucemia, los niveles normales eran 50, y david nacio con 20, estuvo unas horas en la uci y luego le llevaron a los box, manteniendo ese nivel que no le subia mas de 30mg… afortunadamente, a los 3 dias se estabilizó, y le dieron el alta!!! Lo bueno del hospital donde le tuve aqui en madrid es que me dejaban estar con el todo el tiempo y yo no me separaba de el ni un solo instante! Bueno aqui mi experiencia, ahora david esta hecho un toro! Su glucemia ya esta dentro de los límites normales, y no se si será por algo… pero le encanta los dulces!! Un besazo wapa y disfrutar a tope de la pequeña!

Mamá Vanesa (una madre como tú) 3 mayo, 2014 at 15:23 contestar

Lo de la hipoglucemia es tremendo… yo pasé bastante miedo, y eso que mi peque mamó un montón e iba dando los controles justos pero “aprobando”… aún así hasta que no pasaron las 24 horas y se acabó el efecto de la insulina no me quedé tranquila. Si le llega a pasar como a tu niño me da un pasmo, ¡qué mal lo debiste pasar! Pero bueno, al final fue sólo un susto, y con eso nos quedamos ¿verdad? Besotes!

Verónica Saseta Regaña 1 mayo, 2014 at 10:12 contestar

Pues el día 8 tengo la visita con el obstetra de prenatal y la endocrina y desde luego quiero que me lo expliquen todo. Yo también he tenido ese pensamiento de aguantar en casa todo lo que pueda… Pero la verdad es que el tema de los 75 kilómetros es un handicap… ¡A ver si voy a parir en el coche! Lo que tengo claro es que no iré a la primera contracción. Por otro lado me da miedo que por ponerme burra al niño le pase algo.

Mi primer parto aunque no por diabetes, también fue de 24 horas ppostrada en la cama y es lo último que quiero para esta ocasión. Quiero y deseo un parto normal, respetado y en el que pueda tomar ciertas decisiones… Aunque me temo que eso ya lo doy por perdido. Me entristece mucho…

Verónica Saseta Regaña 1 mayo, 2014 at 10:12 contestar

Pues el día 8 tengo la visita con el obstetra de prenatal y la endocrina y desde luego quiero que me lo expliquen todo. Yo también he tenido ese pensamiento de aguantar en casa todo lo que pueda… Pero la verdad es que el tema de los 75 kilómetros es un handicap… ¡A ver si voy a parir en el coche! Lo que tengo claro es que no iré a la primera contracción. Por otro lado me da miedo que por ponerme burra al niño le pase algo.

Mi primer parto aunque no por diabetes, también fue de 24 horas ppostrada en la cama y es lo último que quiero para esta ocasión. Quiero y deseo un parto normal, respetado y en el que pueda tomar ciertas decisiones… Aunque me temo que eso ya lo doy por perdido. Me entristece mucho…

El rincón de Mixka 1 mayo, 2014 at 12:13 contestar

Pues el día 8 tengo la visita con el obstetra de prenatal y la endocrina y desde luego quiero que me lo expliquen todo. Yo también he tenido ese pensamiento de aguantar en casa todo lo que pueda… Pero la verdad es que el tema de los 75 kilómetros es un handicap… ¡A ver si voy a parir en el coche! Lo que tengo claro es que no iré a la primera contracción. Por otro lado me da miedo que por ponerme burra al niño le pase algo.

Mi primer parto aunque no por diabetes, también fue de 24 horas ppostrada en la cama y es lo último que quiero para esta ocasión. Quiero y deseo un parto normal, respetado y en el que pueda tomar ciertas decisiones… Aunque me temo que eso ya lo doy por perdido. Me entristece mucho…

Mamá Vanesa (una madre como tú) 3 mayo, 2014 at 15:21 contestar

La verdad, a mi esos 75 km me dan un poco de miedo, claro que yo cuento / contaba con una dilatación rápida, y ahí el tiempo es oro… Mídelo todo muy bien, ten muy claro el tiempo que necesitas para llegar, y ten muy preparado el “plan de salida”, cómo vas a hacer con tu niño, etc. Como te decía en tu post, prepárate para todas las posibilidades, para que ese día sólo te tengas que preocupar de que sea todo como deseas y tenga el mejor final. ¡Besotes!

Planeando ser padres 1 mayo, 2014 at 15:44 contestar

En mi caso se pasaron todo el embarazo esperando a que desarrollase este tipo de diabetes ¡pero me libré! Aún así, como el parto tuvo que ser inducido porque me quedaba un día para llegar a la semana 42 y mi bichilla no había nacido, ya te puedo asegurar que el plan de parto en estos casos queda completamente olvidado. yo también quería hacer la dilatación en la bañera, no usar epidural… pero al conectarme al gotero de la oxitocina para la inducción ya me quedé inmovilizada en la cama durante todo el proceso y no tuve oportunidad de elegir nada más. Pese a todo no tengo quejas, porque el parto fue genial y duró poco tiempo para ser primeriza, así es que espero que aunque no puedas tomas muchas decisiones al respecto al menos todo transcurra con cierta normalidad.

Mamá Vanesa (una madre como tú) 3 mayo, 2014 at 15:20 contestar

¡Qué suerte librar de la diabetes! Me alegro mucho, es un incordio la verdad. Yo la he llevado con buen humor porque contaba con ella, y como ya era “repetidora” tenía el tema muy sabido, pero es una kk, hablando mal y pronto jajajaja.
Lo que cuentas de tu parto se parece mucho a mi primero, sólo que el mío casi acaba en cesárea. Lo importante es que para ti estuvo bien, y el final desde luego fue feliz, así que mejor quedarse con eso. ¡Besotes!

yaiza 2 mayo, 2014 at 21:51 contestar

Me recuerdas a mi parto inducido no por diabetes sino por la dichosa colestasis…adiós medio plan de parto.
De verdad que en el HULA ofrecen partos respetados ?. Me alegro, por FIB se puede parir con algo de sensibilidad.
Besiños

Mamá Vanesa (una madre como tú) 3 mayo, 2014 at 15:18 contestar

El HULA ha dado un cambio bastante importante respecto al viejo hospital. No sólo ofrecen partos respetados, te entregan un librito prototipo de plan de parto para que puedas marcas todo lo que deseas que apliquen. Luego aplican según se pueda… y según la matrona que te toque, porque por desgracia ya sabemos que eso es decisivo. En breve contaré mi parto, y te adelanto que vas a alucinar (casi tanto como yo). Besotes!

Deja un comentario