diario de ex gorda
diario de ex gorda

Diario de una ex gorda: Navidad, Navidad…

Ay ay la Navidad, que difícil que nos lo pone a las que queremos perder peso… porque, ¿quién se resiste a tanto dulce y tanta comida rica? ¡¡Yo no!! Pero ya sabéis chicas, hay que usar la cabeza y recordar todo lo que hemos aprendido con entulinea…

Batallando con las comilonas navideñas

Imagino que, como yo,  os habéis encontrado con unas cuantas comidas “descontrol”: que si la cena del trabajo, quizás otra con amigas, Nochebuena, Navidad, y menos mal que caía en fin de semana que sino aún tocaba volver para acabar los restos… ¡terror!

No sé vosotras que tal lo habéis llevado, yo con la comida no he tenido problema porque como ya os he dicho como más o menos como siempre pero haciendo ajustes para no pasarme de mis puntos, así que no tengo la sensación de estar perdiéndome nada. Esto en las comidas de fiesta ayuda mucho, porque sé más o menos que puedo comer de cada cosa sin pasarme, y como siempre, toca evitar las salsas, que las carga el diablo, anque con algunas sea realmente difícil…

Pero el dulce… ¡ay el dulce! Con ese si que me hacen los ojos chirivitas. Y es que claro, desde que me he plantado para bajar peso no los he catado apenas. Y me había encontrado con ellos en situaciones muy controladas. Pero cuando de repente tienes ante ti una bandeja llena de turrones, que encima este año tiene SÓLO los que a ti te gustan (mecawen… ¡¡poned del duro leñe, que ese no me gusta!!), y a su lado una bandeja de polvorones, esos que no pudiste ni mirar de reojo en tus dos embarazos de la tremenda carga de hidratos que llevan…

Pues no vayáis a pensar, no sufrí ni un poquito. Me comí un trozo de turrón, luego un polvorón, y tras tantos días sin dulce y llevando en el cuerpo la cena navideña me supieron a más que suficiente.

 

No pensaríais que iba a pasar la Navidad amargada y renegando, ¿verdad?

Por un momento se me pasó por la cabeza. Renegar de todos los dulces y seguir mi guión estrictamente.

Porque, por mucho que controles, las cenas navideñas son como son, se toma vino, se cocina con mucho aceite,  ya sabes que si no haces tú el menú controlado todos los ingredientes, a poco que comas te vas a pasar de puntos sin necesidad del postre. Y quizás al probar un polvorón te entre ansia y te comas dos, y dos trozos de turrón, y unas nueces, y…

Y entonces vas y engordas, y se supone que queremos adelgazar, ¿no?

Si, pero no a cualquier precio. Quiero adelgazar, pero no quiero hacer una dieta. No quiero vivir a base de privaciones. No quiero hacer un sprint, quiero hacer una carrera de fondo. Quiero llevar una vida sana, y que eso me lleve a mi talla saludable.

 

Eso fue precisamente lo que me gustó de entulinea, que no iba de privarse y llevar una dieta ficticia para conseguir adelgazar.  Esto va de aprender a comer y a disfrutar de la comida, y a ser consciente de lo que comes. A aprender a compensar cuando sea necesario. Y además, dentro de una dieta sana, uno se toma dulces de vez en cuando, y a veces hasta comete excesos. Así que nada de amargarse. Que para algo me puse el reto de los 10.000 pasos.

 

Por suerte mi cerebro captó el mensaje, y como os digo no me volví loca ante la bandeja de turrones (¡menos mal!), pero claro, tanta comida, que si el vinito (lo que me gusta a mí un Albariño…) que si langostinos (estos no os lo he dicho pero podéis comer con alegría, puntúan muy bajo), que si las almejas a la marinera, que a ver quién se resiste a mojar un poco de pan… pues bueno, os confieso que me subí a la báscula un poco acojonaita. Y el resultado es que la semana de Navidad no bajé ni un gramo… pero tampoco lo subí. Así que, ¡prueba superada!

Esta semana por suerte no hubo más comilonas extra, que ya nos llegó con celebrar Fin de Año y  Año Nuevo, y aunque piqué con mi trocito de turrón y mi polvorón, mis paseos no faltaron, y hoy al pesarme he visto mi recompensa: -200 grs. ¡No está mal para lo que he disfrutado todos los menús! Y ya después de Reyes por fin la normalidad, y espero volver a mi ritmo de bajada, ¡que mis objetivos siguen siendo los mismos!

Por cierto, dice mi madre que se me nota un montón en la cara que he bajado peso, no sé si vosotras lo notaréis…

Pasear de tiendas también cuenta para los 10Mil pasos xD
Pasear de tiendas también cuenta para los 10Mil pasos xD

De hecho me he llevado una sorpresa hoy al ponerme el jersey de la foto, que no me lo ponía desde París y me quedaba ajustadillo, y me he encontrado con que me queda holgado en la barriga. ¡Yujuuu!

 

Querido 2017, prepárate que soy guerrera

¿Habéis pensado ya en vuestros objetivos para el nuevo año? Yo tengo uno muy claro: recuperar mi talla saludable. Esa va a ser una de mis prioridades en este nuevo año. Y espero conseguir que algunas de las que me estáis preguntando en privado os lo propongáis también. Llegará, sé que viendo mi evolución llegará.

 

53 Comentarios

  1. Me encantaría participar! A mi tmb me vuelven loca los dulces y me es súper difícil bajar incluso 1kg!!!

  2. Yo también quiero participar! Los embarazos me dejaron unos kilos pegados de los que no consigo librarme!

  3. Me encantaría participar,necesito perder unos kilos después de mis dos embarazos y con las dietas muy restrictivas no tengo fuerzas!!!

  4. Haber si hay suerte y me ayudan a perder los 20 kilos que me sobran, ya no solo por estética si no por salud, compartido en Facebook.

  5. Me encantaría que me tocase…. Primero dejar de fumar, luego embarazo, luego hipotiroidismo y luego corticoides. Han hecho estragos y este año tengo como propósito empezar a quitarme tooodos esos kilos de más

  6. Me encataría robar este metodo cada vez me resulta más difícil seguir dietas estrictas… muchisimas gracias

comentarios cerrados