Maternidad

Mamá de gemelos: ¡qué locura! {Madres como tú: Anita}

Mamá de gemelos: ¡qué locura! {Madres como tú: Anita}

Hoy nos visita Anita, una mamá de gemelos que me conquistó en mi charla en el BAF. Y es que con lo que admiro (y envidio) a las mamás de gemelos, verle con sus pequeñajos en la charla me hizo una ilusión tremenda. ¡Eres mi ídolo! Esto es lo que nos cuenta de sí misma:

Cuando leí que Vanesa buscaba colaboradoras no lo pensé ni un segundo! Su blog mola lo que más y es lectura totalmente obligatoria para papas 2.0. La sigo desde que empecé hace poco menos de un año en este apasionante mundo de la blogosfera maternal, así que estar aquí es todo un honor y de los buenos, vaya. (Que conste que dejo el peloteo por no coartar a la mujer su libertad de expresión xD)

Me presento en un plis: Soy Anita, reciente mamá de gemelos, podéis leerme en www.gemelosinvasores.com. Hablo sobre ser mamá en general y de gemelos en particular.

Siempre con sentido del humor y ganas de ayudar!

 

¡Bienvenida Anita, y gracias por unirte al club!

 

 Mamá de gemelos: ¡qué locura!

gemelos

Por mucho que me preparara durante el embarazo múltiple no tenía ni idea de la que me venía encima.

Tener gemelos es un doble salto mortal, un todo o todo, un bingo sin cantar línea, una felicidad inversamente proporcional al desquicie que significa.

Hay días en los que a las 10 de la mañana mi cabeza, mi cuerpo y mi casa parecen el final de una guerra termonuclear.

La mitad del día me explota el corazón de felicidad y de amor y la otra mitad de cansancio y, aunque no lo quiera reconocer, temor.

Pero no he venido aquí a quejarme, sino a ayudar a alguna futura o actual madre de gemelos, a ver si entre todas logramos que nos explote la cabeza un poco menos.

En estos seis primeros meses de vida de los mellizos estos son los temas que me han hecho darle más a la sinhueso. Y como si de hits del verano se trataran, os los presento:

 

Lactancia materna con gemelos

Esto sí que es un temón y de los buenos. Como sabréis las que me leéis, esto ha sido una relación de amor-odio de las buenas. Empecé con un mal pie terrible la lactancia, como acostumbra a sucederles a las madres de gemelos. Con mal pie significa: sin rastro de leche, con una ni idea notoria general de dar el pecho, pese a mis lecturas previas y los esfuerzos de las enfermeras del hospital.

Después de horas y más horas sin dormir, terminamos con biberones cada tres horas.

Salir de los biberones fue algo así como quitarse de las drogas, un proceso lento en el que tuve momentos de todo: desde no puedo más y lo dejo a momentos de euforia tetil a partir de los cuatro meses

Hasta el momento, debo reconocer que este amor-odio con la lactancia mixta ha provocado opiniones de todo tipo, algunas duras y dolorosas hasta las lágrimas. No sé yo si por estar desquiciada de cansancio o harta de tanta opinión talibana he tenido momentos de defensa del biberón, por no poder más.

Pero, (y todo lo que viene después de un pero es siempre lo más importante) he sentido pocas cosas tan bonitas y dulces en toda mi vida como dar el pecho. La sensación del momento, junto a un más que considerable aumento de peso de los churumbelillos me han hecho crecer y presumir cuál cola de pavo real.

Igualmente, junto a euforias variadas, la lactancia con gemelos ha tenido también escenas de todo tipo, y no siempre cómicas. Esas tomas interminables multiplicadas por dos hay que tomarlas con humor. Debo reconocer que es un esfuerzo de esos que ponen al límite, y por eso entiendo, y de verdad, que muchas mamás de gemelos simplemente digan no, por ahí no paso y se tiren al biberón.

Lo entiendo, lo respeto y les aplaudo por lo valientes que son, por reconocer honestamente que lo que hay es lo que hay.

 

Carro gemelar

gemelo

Encontrar el carro gemelar perfecto fue más difícil que encontrar novio en una disco gay. Que se adecuara a nuestras necesidades (miniascensor, presupuesto ajustado y una larga lista de peros) fue harto complicado.

Después de comparativas, mucho estudio en internet, rastreado en tiendas físicas, preguntas a conocidos y desconocidos nos decidimos por un modelo nuevo, bastante bien de precio y lo más “pequeño” pensable para nuestra realidad gemelar, el Easy Twins de Baby Monster. Esta decisión provocó varios posts.

Con el tiempo esta decisión finalmente resultó no ser tan tan importante. Debido a la displasia de mi hija debemos portearla, y ahí se abre un nuevo mundo de posibilidades sobre el que han corrido litros de tinta también.

Ahora deberíamos invertir en una buena silla de paseo para uno o para los dos y en esas lides me encuentro así que…agradezco cualquier opinión al respecto! Reconozco que en cuanto a conocimiento sobre sillas de paseo soy virgen todavía, así que estoy buscando y rebuscando en internet.

 

Día a día con gemelos: Help!

Pese a que mi carácter me lo impide del natural y antes se me rompía un hueso cada vez que debía pedir ayuda ahora me paso el día aceptándola. Y con alegría, oigan.

Por un lado, ser mamá de gemelos me ha convertido en un ser mucho más humilde y consciente de sus capacidades, y por el otro, he aprendido a recibir feliz las manos bien intencionadas.

Por supuesto se pueden criar a dos gemelos sola, (papá trabajando) pero, en mi caso, tengo a una legión de abuelas, tíos, tías y amigos deseosos de participar en la vida de estas dos hermosuras. Pese a la angustia que ha supuesto el cambiar de un modo de vida independiente a mi red colaborativa actual, intento disfrutar y agradecer que haya tanta devoción por estos dos angelitos suelta. Así puedo ducharme todos los días, comer decentemente y hasta alguna vez hacer un recado sola. No mucho más allá de dos calles, nada emocionante, faltaría más. Bastante emoción hay ya en casa como para andar correteando por ahí fuera buscando más!

Así que van pasando los días, las semanas, los meses y entre toda esta tribu vemos crecer y crecer a estos pequeñuelos, siempre con falta de sueño, prisa por no llegar a todo y muchas risas y amor a raudales decorándolo todo.

 

Siento un terminar tan cursi pero entre la doble ración de hormonas y su buen carácter sonriente es imposible terminar mal, la casa está llenita de felicidad.

Y vosotras, ¿sois mamás de gemelos? ¿de más de uno? ¿os sois mamás de uno solo pero el vuestro vale por dos?

Contadme, contadme, soy toda oídos!

¿Te ha gustado esta entrada?

apúntate a la lista del blog y recibe las nuevas entradas en tu correo

No te fundiré a mails. Odio el spam, sólo te enviaré lo que te interesa ;)
1 comentario
Marta 29 julio, 2015 at 08:59 contestar

Me ha encantando el post. Yo tb tngo mellizos de 6 meses…y en breve estaré sola sola con ellos…aunque ya paso mucho tiempo así..es duro,pero son tan monos ..yo les he dado lactancia mixta hasta 5 meses y medio…y xa mi no ha habido nada mas bonito q poder darles el pecho…hubiera seguido toda la vida jajajja

Deja un comentario