Maternidad

Mi opinión sobre la ley del aborto: mucho por cambiar

Mi opinión sobre la ley del aborto: mucho por cambiar

Si os soy sincera, la actual ley del aborto, aprobada en el año 2010 por el gobierno del PSOE, me produjo desde el primer momento sentimientos encontrados.

Para empezar me pareció muy negativo el hecho de que una menor pudiera abortar con tanta libertad. Seamos sinceros, con la anterior ley de supuestos ya abortaba quien quería, bajo ese supuesto tan ambiguo del daño psicológico a la madre, con lo que esta nueva ley abría totalmente la puerta para el aborto en menores en cualquier circunstancia. Todos sabemos que pagando lo suficiente siempre hay alguien dispuesto a hacer lo que quieras y firmar lo que sea necesario.

No estoy en contra de la excepción que se introdujo, sino de la pésima articulación de la misma, pues considero que en este caso particular se hace imprescindible y obligatorio el apoyo psicológico a la joven que aborta, porque un aborto siempre es algo demoledor para una mujer, cuanto más en una menor.

Además creo que debería ser necesario un mayor control sobre los casos en los que se aplica ese supuesto a menores, para asegurar que verdaderamente sólo se use en los casos extremos contemplados.

Por otra parte, me gustó el cambio de una ley de supuestos a una ley de plazos, pues considero más coherente una ley de plazos que proteja por encima de todo la vida humana.

Para mí la vida de un bebé está por encima incluso de los deseos su madre, por lo que   considero que un bebé sano que podría sobrevivir fuera del vientre materno no debería ser de ningún modo abortable.

Ademas, cuando se habla de leyes de supuestos siempre se incluye el de “graves malformaciones”, casi siempre alegando que se evita un sufrimiento al bebé. Pero lo cierto es que al bebé no se le ahorra nada, no hay más que leer la entrada de Ser madre, toda una aventura al respecto.  En tal caso se le ahorra a la familia, que tampoco, porque leyendo a Ibone Olza queda claro que es algo devastador para toda la familia y en especial para la mujer.



¿Cómo regular entonces algo tan complejo?

Considero que en la sociedad actual no tiene cabida la prohibición del aborto, nos guste o no es algo que está ahí y que en algunas ocasiones es necesario, por lo que lo que se debería buscar es una ley que garantice a las mujeres la posibilidad de abortar cuando sea necesario pero que tampoco sera una carta blanca que permita hacer cualquier cosa.

Bajo mi punto de vista, la opción más coherente y respetuosa con la vida sería una ley de plazos (algo similar a la actual) pero muy estricta en cuanto a los plazos, y que tan sólo tenga una excepción, que sería la de graves malformaciones, en la que no habría plazos; pero esto tendría que ir acompañado de muchos más cambios.

En primer lugar sería necesario regular la eutanasia, porque me parece un acto de cinismo enorme que se permita matar a un bebé para evitarle una vida llena de sufrimiento, pero no permitir a un adulto elegir su propia muerte por el mismo motivo.

En segundo lugar, regularía el aborto por eutanasia, que sólo permitiría en caso de malformaciones incompatibles con la vida o gravemente invalidantes, en el que se debería asegurar por encima de todo una muerte digna y sin sufrimiento para el bebé, cosa que ahora mismo ni se plantea, y si estamos hablando de evitar sufrimiento a un bebé de nuevo me parece un acto de cinismo que no se tenga en cuenta el sufrimiento que pueda producirle ese aborto.

En tercer lugar me parece imprescindible prestar apoyo psicologico a la familia durante todo el proceso, cosa que tampoco existe, y durante el tiempo necesario, pues dudo que sea un proceso corto.

Por último, me gustaría apuntar que cuando hablo de graves malformaciones no me refiero en absoluto a casos como el síndrome de down. Desconozco el resto de patologías que se incluyen, por lo que no voy a opinar sobre si deben incluírse o no, pero esta en concreto me parece una aberración que se siga metiendo en el pack de las “graves malformaciones incompatibles con la vida”, porque está muy lejos de la realidad actual de las personas con este síndrome, y quien quiera informarse no tiene más que buscar la página web de una asociación de Síndrome de Down, o, mejor aún, pasarse por la que tenga más cerca y trabajar como voluntario unos días. Estoy segura de que os aportaría muchísimo.

Edito para añadir enlace a la última entrada de Ibone Olza, que me parece que aporta mucho al debate: Obligar al sufrimiento 

¿Te ha gustado esta entrada?

apúntate a la lista del blog y recibe las nuevas entradas en tu correo

No te fundiré a mails. Odio el spam, sólo te enviaré lo que te interesa ;)
20 Comments
Zulema de Mamá es bloguera 25 Julio, 2012 at 16:00 contestar

Pues yo sí que estoy a favor del aborto libre. Me gusta saber que las personas tenemos la capacidad de decidir lo que queremos en nuestra vida, como ya he dicho mil veces un embarazo no puede producirse por un descuido, hay miles de motivos que pueden dar lugar a él. Como mujer me gusta poder decidir sobre mi cuerpo y sobre mi vida. Como tú has dicho pagando un dinero cualquiera estaría dispuesto a hacerlo igualmente, por lo que prohibir no significa que se vaya a dejar de hacer, se seguirá haciendo pero de forma insegura y peligrosa, y me temo que esto no tirará para atrás a ninguna, ya que pienso firmemente que un aborto es una decisión muy meditada y por unas circunstancias que nos llevan a ello

La Vanesa (una madre como tú) 26 Julio, 2012 at 21:52 contestar

Hola guapa, estoy de acuerdo contigo en que un embarazo puede producirse por mil motivos, aún poniendo todos los medios para evitarlo, no olvidemos que ningún método anticonceptivo tiene una efectividad del 100%. También en que por prohibirlo no se dejará de hacer, tan sólo se hará peor, y por eso precisamente digo que hoy en día no es una opción prohibirlo.
Pero considero que el aborto no puede ser totalmente libre. Hay que hacerlo fácilmente accesible dentro de su plazo e informar bien, pero a partir de ahí hay que poner limites, unos límites claros y bien definidos, que respeten la vida humana. Es difícil definir el límite entre embrión-bebé, pero personalmente me parece una aberración que se permita abortar a un bebé que si en lugar de aborto fuera parto prematuro podría sobrevivir en una incubadora.
Estoy de acuerdo contigo en que una mujer debe poder decidir si quiere ser madre, pero para eso no hace falta esperar 20 y pico semanas de embarazo, ¿no crees?
Gracias por comentar! Un beso guapa!

Zulema de Mamá es bloguera 26 Julio, 2012 at 22:27 contestar

Totalmente de acuerdo, no quise decir que me parezca bien a cualquier tiempo, igual no me expresé como debía aunque es un poco difícil. Estoy contigo que deben haber unos plazos límite

yo misma 25 Julio, 2012 at 16:36 contestar

A mi el aborto me parece algo muy complicado. Por un lado, considero prioritario el derecho a la vida y creo que un embarazo es algo que en los países occidentales el que más y el que menos sabe cómo evitarlo. En el caso de enfermedades que conlleven tratamientos que quizás la familia no puede hacerse cargo, creo que sería más importante crear ayudas que facilitar el aborto. Con todo, como tú has dicho, con dinero siempre encuentras a alguien que hace lo que quieras, es una pena que la vida quede a merced de las pelas. En todos los casos, lo que me gustaría es hacer lo que decía la Madre Teresa de Calcuta: “No lo mates, dámelo a mi”.
Interesante reflexión.

La Vanesa (una madre como tú) 26 Julio, 2012 at 22:00 contestar

Estoy de acuerdo contigo en que es algo muy complicado. Y en el caso de malformaciones, me parece doblemente complicado, por eso creo que se hace imprescindible empezar a dar apoyo psicológico a las familias.
Me ha encantado la frase de la Madre Teresa, no la conocía. Ahora me has dejado tú a mi pensando, fíjate…
Un beso y gracias por comentar, y por el premio!!

yo misma 25 Julio, 2012 at 16:40 contestar

Por cierto, que se me olvidaba, te he dejado un premio en mi blog:
http://tresamoresyunmillondeaficiones.blogspot.com.es/2012/07/premio-liebster-award.html
Besos!

Silvia 25 Julio, 2012 at 16:50 contestar

En primer lugar, muchas gracias por citarme. No sabes el “charco” en el que te has metido con este tema! 😉
Yo creo que lo primero que habría que hacer es incrementar las ayudas a la dependencia porque de esta forma se ayudaría a las familias que, habiendo sido diagnosticado un caso de malformación en su hijo y quisieran seguir adelante pudieran hacerlo. Puede haber ciertas malformaciones que requieran atención 24h además de caros accesorios para llevar una vida decente y con la máxima calidad y eso no todo el mundo puede costearlo. Asi que creo que mientras no se regule la ley de dependencia en condiciones, lamentablemente ese supuesto no debería ser retirado como propone el Gobierno. Y digo lamentablemente porque en según qué casos me parece aberrante, que conste!!!

Desconozco el supuesto de la nueva ley sobre “malformaciones” pero: se considera malformación que el feto venga solo con 1 brazo? Si es asi me parece bien que se prohiba abortar en esos casos porque hay gente que solo quiere tener hijos perfectos y lo que se salga de ahí es abortable y eso me parece de pena…

No creo en lo que dice Zulema y muchas otras mujeres sobre “es mi cuerpo y yo decido” porque no es tu vida sino que estas decidiendo sobre la vida de otro ser humano ya que para mi el ser humano existe desde el mismo momento de su concepción. Es un tema delicado en donde entran en conflicto dos parcelas: la libertad de una frente al derecho a la vida de otro y, sinceramente, me parece egoísta que prevalezca la libertad de decidir sobre la VIDA de una persona

El mundo está lleno de personas que ansían ser padres y no pueden.
Lo que si debería existir pero YA es un buen apoyo psicológico a la mujer que decide abortar, a la que decide darlo en adopción y a la que tras sufrir y sopesar todo decide seguir adelante y, por supuesto, un tipo de aborto quirúrgico que no haga sufrir al ser indefenso que está dentro y que no ha pedido ni ser engendrado ni morir triturado o aspirado (siento terminar de forma tan explícita pero es la pura verdad)

Zulema de Mamá es bloguera 25 Julio, 2012 at 18:08 contestar

Yo entiendo perfectamente lo que dices Silvia, incluso lo compartiría si eso no supone un cambio para esa mujer, pero lo supone. Desde el mismo momento en que estamos embarazadas comenzamos a cambiar, y no sólo es un proceso físico, el psicólogico también da para mucho.

Por otro lado en cuanto a la adopción, es una buena opción a medias. Lo primero es dar una ojeada a los centros de acogida y lo que realmente supone una adopción en este país, donde cada vez es todo más complicado y parece que la infancia de los niños no importan mucho. Por otro lado mira los hogares de acogida que también los hay, y observa cómo hay niños que van creciendo felices en un supuesto hogar creados para ellos para que de repente, mañana les cambie todo sin aviso.

Yo como ya he dicho creo que jamás abortaría, de hecho fui madre con 16 años y jamás me lo planteé. Pero si mepongo en el lugar una mujer embarazada que realmente no pueda tener a ese hijo, sí me gustaría poder decidir. Creo que las que estamos aquí somos madres y sabemos que pasar por un embarazo no es dar a luz y ya está. Nos quedemos o no con ese bebé ya hemos cambiado, y a mí personalmente sí me gustaría poder decidir si quiero ese cambio o no.

Yo creo o al menos quiero creer que la mujer que decide someterse a un aborto es porque lo ha pensado detenidamente y no tiene más opciones.

La Vanesa (una madre como tú) 26 Julio, 2012 at 22:15 contestar

Eras cita obligada 😉 como ya te comenté entonces ya tenía el post en mente, hay que ver lo que he tardado en poder sacarlo… y el caso es que en tu post encontré una información que desconocía, que son los efectos del aborto en el feto. Espeluznante.
Estoy totalmente de acuerdo contigo en que es imprescindible dar un apoyo económico y social REAL a las familias de dependientes, personalmente no creo que sea algo que vaya a influir en la decisión de abortar o no, pero sin duda será decisivo en la calidad de vida que tendrá esa persona y su familia en el futuro.

Respecto al momento en que es “vida”… a mí ese punto se me hace difícil, creo que el aborto es una opción necesaria, por un millón de motivos, y que por mucho apoyo que se de en todos los sentidos siempre tendrá que existir esa opción del “aborto temprano”. Eso si, de otra forma, lo actual es una burrada.

Gracias por pasarte y comentar, no sabes cuanto agradezco tus comentarios! Un beso guapa!

La Vanesa (una madre como tú) 26 Julio, 2012 at 22:18 contestar

Por cierto estoy de acuerdo con Zulema, la adopción ahora mismo no es una opción válida porque está muy mal organizado. Quizás si se hiciera similar a Estados unidos, donde la madre escoje a los futuros padres y la acompañan durante todo el embarazo, y junto con ello se desestigmatizara a las jóvenes y mujeres que se quedan embarazadas… quizás ambas cosas evitarían también muchos abortos, porque aunque sea algo que te cambie por dentro, creo que la vivencia es muy distinta cuando no es un embarazo deseado, que no se busca la conexión con el bebé… creo que podría ser una buena alternativa, pero habría que cambiar muchas, muchas cosas. Gracias a las dos!

ruth 3 Agosto, 2012 at 19:46 contestar

Pues si, los centros de acogida en España son una pena, el sistema de adopciones peor, las adopciones urgentes son un contrasentido…

dra jomeini 25 Julio, 2012 at 16:59 contestar

Mi opinión sobre el aborto cambió cuando fui madre. Siempre había pensado que debía existir aborto libre, pero la vez que me hice una eco, a las ocho semanas de embarazo y vi latir el corazón de mi hija dentro de mí, algo se rompió en mis firmes convicciones. Pienso que tu opinión es muy sensata. Yo creo que el aborto está justificado en esos casos de grandes malformaciones, como también creo justificada la eutanasia. Y también pienso que el apoyo psicológico a la familia es determinante. Y también es una asignatura pendiente.

La Vanesa (una madre como tú) 26 Julio, 2012 at 22:20 contestar

Pues mi evolución fue parecida a la tuya… desde el momento que supe que estaba embarazada, el aborto dejó de ser una opción para mí. Pero claro, somos mujeres que queríamos ser madres, y creo que esa esa la gran diferencia.
Gracias por tu comentario, siendo doctora me resulta especialmente valioso. ¡Gracias por comentar, y bienvenida!

Lo mejor de 2012 | Vanesa (una madre como tú) ahora MAMA. Blog de Mamá a mamá 1 Enero, 2013 at 13:59 contestar

[…] Sacó además mi lado más combativo, y fruto de ello nacieron mis opiniones sobre Baby Boom y la Ley del aborto, y mi contribución para desmontar a EstiVIL, pero sobre todo me lancé a construir sueños junto a […]

Estrella de EnNuestroNido 10 Febrero, 2013 at 18:40 contestar

Yo agradezco no ser ël legislador” en este asunto, porque personalmente el aborto SIEMPRE me parece un acto egoísta y una vía de escape de una realidad buscada… pero digo personalmente porque sólo aplico me aplico esta perspectiva a mí misma. No censuro que las demás lo hagan, una de mis mejores amigas abortó y la entiendo y apoyo. Quizá si ella hubiera tenido unos padres como los míos, si hubiera recibido una educación como la mía, si se valorara como me valoro yo y si su ex-pareja se pareciera en algo a la mía, no sólo no hubiera abortado, sino que ni se hubiera quedado embarazada…

En fin, muy complejo!

Lois Nenúfar 31 Mayo, 2013 at 19:39 contestar

Que complicado. Recuerdo con cierta pena, una antigua “amiga” que abortó porque la quedaban unos pocos meses para la boda. Fue su madre la que insistió…por el que dirán. Que aberración me pareció…que falta de todo lo humano dentro de un corazón.
Hay muchos y diferentes casos…pero abortar porque sí…
Estoy de acuerdo en la ley de plazos, pero no me gustaría verme un día en la situación de que mi hija tenga 14 años y vaya a abortar y yo no me entere de nada…es necesario que los padres conozcan la situación, porque es necesario que apoyen a su hija.

NoEsPaisParaMadres 31 Mayo, 2013 at 19:43 contestar

He ido variando mi opinión, a lo largo de mi vida, al respecto. Desde una más conservadora a una un poco más flexible, por decirlo de alguna manera, y viceversa. No lo tenía del todo claro. El tema de abortar a un “potencial” bebé me hacía recular bastante.

Creí que me volvería más extricta al quedarme embarazada y, para mi sorpresa, no ha sido así.

Pasamos por tantos cambios desde que nos quedamos embarazadas que me parece muy duro que lo tenga que pasar alguien que no quiera hacerlo. Obligar a alguién que se ha quedado embarazada, por lo que sea, a que pase por ello no me parece justo. Por mucha vida que esté creando, es su cuerpo.

Por lo demás no podría estar más contigo, es justo lo que pienso hoy en día.

cm_watermelon 31 Mayo, 2013 at 19:48 contestar

Estoy de acuerdo contigo en casi todo lo fundamental. Yo añadiría que, más que modificar la ley del aborto (a mí la actual me parece correcta), modificaría otras dos instituciones: en primer lugar, la educación sexual en este país es francamente deficiente y de ahí parten muchos de los problemas consecuentes. Curiosamente, las mismas personas que se niegan sistemáticamente a que en España se instituya una sana educación sexual (en colegios, por ejemplo, adaptada a las edades correspondientes) son las que después ponen el grito en el cielo ante la alta cifra de abortos o encabezan manifestaciones contra la ley de plazos… Vamos a ver, ¿habrá que empezar por educar, no? Más allá de ideologías y pamplinas. Los adolescentes, jóvenes e incluso muchos adultos de este país arrastran una increíble desinformación en este campo.
Segundo, creo que este país necesita otro tipo de sistema de adopciones. Desconozco porqué el que tenemos es así, pero sin duda es fácilmente mejorable. Sistemas como el estadounidense, incluso con los defectos que lleva aparejados, me parecen mejor que el nuestro, donde una familia no puede solicitar adoptar a un bebé especifico, por ejemplo, o se prima en demasia (al menos, desde mi punto de vista) la familia de partida frente a la nueva familia, haciendo que los potenciales padres adoptivos corran en dirección a la adopción internacial, más segura para ellos. Por qué se cría a bebés en orfanatos cuando existen, simultáneamente, padres potenciales a los que una burocracia extrema agota por el camino, es algo que se escapa a mi comprensión. Creo que el aborto es una opción más simple (desde el punto de vista objetivo, me refiero, en ningún caso hablo del punto de vista psicológico), mientras que la adopción no lo es o, por algún motivo, es algo más compleja. ¿Debería ser justo al contrario, no?
Creo que esos dos motores, y una ley de plazos con sus limitaciones temporales, son la mejor salida, porque, desgraciadamente, en este caso, no creo que haya ninguna solución perfecta. Solo podemos aspirar a la menos mala de todas.

@jm_uriarte 11 Agosto, 2013 at 01:15 contestar

Estoy bastante de acuerdo con mucho de lo que comentas. El tema del aborto es reiteradamente huido de los debates. Poca gente se pone a pensar y argumentar.
Comento 2 cosas:
1.- De la vigente ale del Aborto, l más grave a mi parecer, es la disección alindad para eliminar fetos SANOS antes de la semana 14, con la pura voluntad de la madre; si encima es menor de edad el disparate aumenta.
2.- Totalmente de acuerdo acerca de l q dices del Down. D hecho la SEGO lo excluyo de la lista de patologías fetales ‘tributarias’ de aborto más allá de la semana 22. Comparto mi opinión sobre los Down en nuestra sociedad por sí te aporta. Ahí va:
http://materfetal.blogspot.com.es/2012/12/que-hacemos-con-los-sindromes-de-down_16.html

Deja un comentario