Lifestyle

Nuestro dormitorio: el antes y el después

Recibe GRATIS mi bebé y yo


Si te gustó la reforma de nuestro salón, no pierdas detalle de la reforma de nuestro dormitorio. No tuvimos que hacer tantos cambios, pero la transformación también es llamativa.

Como te explicaba en el otro post, en la distribución original el salón estaba situado a la entrada, pero nosotros preferíamos que estuviera junto a la terraza, así que decidimos usar ese cuarto como dormitorio. La verdad es que me parecía demasiado grande, pero no había opción fácil para ceder espacio a otros dormitorios, así que decidimos no mover paredes y aprovechar para hacer un buen vestidor, que siempre viene bien.

Esto es de lo que partíamos:

dormitorio antes

Es una habitación alargada y con un buen ancho, con un balcón al fondo desde el que entra luz a raudales. El mayor defecto que tenía eran las dos puertas, muy mal situadas ambas, así que, tras valorar las distintas opciones de distribución con Uvelab, decidimos eliminarlas y abrir una nueva, centrada en la pared. En este caso la obra consistió en cambiar las ventanas, hacer la nueva puerta, tapiar las dos existentes, cambiar el suelo y pintar. Tras esto, llegó el momento de que Verónica (Uvelab) hiciera su magia con la decoración:

Es increíble la luminosidad que ha ganado la habitación al cambiar el color de paredes y techo. ¡Y pensar que estuvimos dudando si conservar el antiguo suelo! Sin duda cambiarlo fue todo un acierto, ni el diseño ni el color nos gustaba, y como había que romper para pasar los tubos de calefacción decidimos cambiarlo entero.

Siempre pensé que nunca volvería a tener un armario tan grande como el de mi primer piso, pero me equivocaba. ¡Ahora tengo el doble! Y con una buena zona para colocar los bolsos, que nunca sabía como colocarlos. Ahora me sobra espacio 😉 Y, por si no fuera suficiente, una cómoda doble, que ya por sí sola tiene casi tanta capacidad como un pequeño armario.

Para mí era importante que la habitación transmitiera mucha calma, pero sin resultar fría. Verónica, una vez más, captó a la perfección lo que buscábamos, aprovechando muy bien el espacio pero sin recargarlo en exceso. Y con detalles como la lámpara de crochet que además de parecerme preciosa, matiza muy ligeramente la luz. ¡Flechazo absoluto!

Ella nos proponía poner una mecedora de ratán, pero no lo acababa de ver con dos peques, así que la cambiamos por un sillón muy similar que vi en amazon y que me tenía conquistada. Eso si, tuve que perseguirlo por medio internet, porque lo tenían agotado, pero a base de buscar y rebuscar lo encontré disponible en una tienda online francesa.

En lugar de cabecero, un papel pintado de estilo nórdico y diseño geométrico, que si os fijáis es el mismo que pusimos en la zona de escritorio de salón, con lo que conecta ambos espacios.

Como veis no renunciamos a la cama de 180cm, y es que una vez ya acostumbrados cualquiera vuelve para atrás, ¿verdad? De hecho por ganas hubiera sido de dos metros, pero temía perderme jajajaja

Las mesillas fueron una de las novedades del catálogo ikea 2019, ¿las habíais visto? Es curioso porque hasta estas no tenían ningún modelo de mesilla que me convenciera al 100%, si les pido que me hagan unas a mi gusto no las hacen más acertadas.

La verdad es que el resultado no me podría gustar más, es un dormitorio que resulta muy cómodo y completo,

¿Os gusta como quedó el dormitorio?

Funda nórdica: Burrito Blanco

Sillón Ratán: Ya en Amazon (Yo lo compré en MonDesing)

Papel: BorasTapeter

Apliques: Kave Home

Flores: Floritismo

Armarios, mesillas, cómoda…: IKEA

Interiorismo: Uve Laboratorio de Diseño

Fotografía: Alfredo Bongianni

1 comentario

  • Responder
    Marina (Trucos de Familia)
    29 marzo, 2019 at 21:31

    Madre mía el cambio de luminosidad! Me encanta. ¡Y tienes balcón! Eso es un lujo aunque sea para leer media horita en las noches de verano. Consejo, si me permites: menos es menos: trabajos, cosas que se puede llevar el viento, que limpiar, dinerito… A no ser que te sobre tiempo ;D.
    Un día, cuando me pensione o por ahí, prometo visitarte.
    ¡Disfrutadlo!

Responder