Superpoderes maternales I: la improvisación

superpoderes maternales

Tengo un hijo que es un poco desafión. Entre un poco y bastante. Y cabezota como su padre y su madre juntos.

Estos días anda emocionadísimo con superman, porque su santopadre le ha regalado un muñequito del superhéroe, le ha puesto fragmentos de películas, algunos dibujos animados… y ya tenemos peque flipado para rato. Y madre cabreada porque su marido se pasa sus observaciones acerca de “contenido televisivo aceptable” por el arco del triunfo. Así que tengo a un centollito loco perdido por “puperman”.

Ocho de la mañana, hogar de los Centollo’s. Vaya, aquí la menda Flor, su santo y el churumbel.

– Mamaaaaaa quiero el calzoncillo de “puperman”

– Centollito mi vida están los dos para lavar, mañana lo llevas

– Noooooo ¡quiero el calzoncillo de “puperman”!

– Pero centollito, es que está sucio, mañana lo llevas

– Mamaaa nooooo ¡¡¡quiero el calzoncillo de “puperman”!!!

Llegados a este punto se masca la tragedia. Pero una madre tiene recursos para todo, y sobre todo tiene superpoderes como el de la improvisación:

– ¿Quieres el calzoncillo de Superman? (con la mirada más desafiante que el Follonero y la ceja más levantada que Carlos Sobera)

– ¡SI!

Sin amilanarse ni un poquito… ¡hijodemadre!

Ni corta ni perezosa, agarro un calzoncillo liso, mi rotulador permanente para tela, y me pongo a la faena… lengua fuera a tope de concentración… ¡y obra terminada!

Más desafiante aún, y con más convicción que Zapatero cuando veía los brotes verdes:
– Toma, el canzoncillo de superman

Centollito agarra el calzoncillo. Su cara dibuja una mueca entre sorpresa e incredulidad.  Me mira, como diciendo.. “¿ESTÁS DE COÑA NO?”. Yo, como buena madre, manteniendo el tipo y la seriedad, la mirada desafiante y la ceja más levantada aún, como diciendo… “¿QUÉ? ¿ALGO QUE OBJETAR?”

– ¿Qué? ¿Es superman no?

Centollito duda una última vez….

– ¡Siiiiiiiiiiiiiiiii mamá es “pupeman”!

 el calzoncillo de superman

81 Comentarios

  1. Nunca se me hubiera ocurrido!!! Yo las peleas las tengo con los peinados y los zapatos. Fijate si me cabrea que estoy por raparla el pelo y probelma resuelto.

    1. En nuestro caso las «peleas» suelen ser por la ropa. Que no son peleas, son «mamá éste no» y lo cambia por el que le parece. Pero ésto…. en fin xDDD
      Oye pues lo del pelo yo lo envidio, aunque quizás si lo tuviera que vivir no tanto jajajajaja

  2. ¡Qué buena salida! La creatividad y la imaginación son los mejores aliados en estas situaciones, gracias por compartir esta experiencia con nosotras.

    Saludos desde Budapest

    1. Perdóname Sarai por osar hacer éstas cosas… pero chica es que no me ha tocado el don de dibujar bien, y menos a las 8 de la mañana medio dormida jajajaajajajajajaj

  3. Artista!!!!
    Toma ya!!! esto es una madre de recursos infinitos. A ver si se me enciende la bombilla como a ti, ante este tipo de desafios.
    Besos.

    1. Yo creo que alguna musa se apiadó de mi y me chivó la idea… eso si, me podía haber ayudado con la ejecución la jodía jajajajajaaj

    1. Y tanto!!! Y con efecto permanente, a la siguiente vez, con sólo sacar el rotulador, se puso el calzoncillo jajajajajajaaj

    1. oye pero luego enseñadme vuestras obras de arte eh! Seguro, seguro, seguro, que son más chulos que el mío jajajajajaja

  4. Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja! Pero qué genial! Y qué rapidez de reacción la tuya! Miedo me da cuando lleguemos a estos momentos, porque el rubio será igualico que su santopadre, sí, pero el genio que se calza es como el de su santamadre multiplicado por cinco al menos!! Besazos, guapa!!! 🙂

    1. pues como el mío entonces! jajajajajaaja si me aceptas un consejo… ¡¡vete practicando los dibujillos!! jajajajaajajaj

  5. Por favooor, como me he reído… gracias por estos maravillosos momentos de humor que hacen las espera de las vacaciones mucho más llevadera!

  6. Me encanta este post!

    Si unimos este y el de el arroz azul, sólo te digo, ¡eres mi ídolo! Eso sí… Dibujar no es lo tuyo… Jijijijiji pero como a centollito le sirvió, te perdonamos. 😛

  7. Jaja eres mi idolo, que bueno te acabo de imaginar con.la ceja levantada.A vet si tienes un truco pa conseguir que acepte no llevarse al mucheco de Mickey Mouse al cole y te beatifico jaja.
    Un besazo

    1. Pues aquí el papi aplicó un método antes de que yo pudiera decir ni pío… «si lo llevas al cole lo tendrás que prestar a los otros niños, para eso se lleva. Y ojo que no se te pierda». Santo remedio jajajajajaaj besos guapa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.