¡Poma mamá!

Lo confieso: centollito me tiene derretida. Está en esa época graciosísima en que hablan por los codos, en que saben decir casi todo… pero en su idioma o con sus palabras adaptadas.

La interacción crece por días, y la verdad es que no hay espacio para el aburrimiento. Está tan resalao en este momento que allí donde paramos arranca una sonrisa a quienes nos rodean con lo que dice o lo que se le da por hacer. Para muestra, un botón:

Paro en el cajero, centollito va en la silla porque hoy vamos a hacer compras y andar mucho . Es uno de esos cajeros de calle, al lado hay otra puerta con cajero interior pero es imposible entrar con la silla.

Tras mi llegan unas chicas, esperan delante de la puerta del de interior.

– A ver centollito mi vida, paramos aquí un momento que mamá va a sacar dinero.
–  mamaaaaaaa
– si cariño, espera un momentito que mamá está sacando dinero y acaba en seguida…
– mamáaaaa
– ¿qué pasa mi vida? a ver que ya casi está, espera que guardo el dinero en la cartera…
– ¡poma mamá!
¡Pero qué guapo eres!, ¿qué me das? A ver qué es… ah… qué bien centollito, un bonito y redondo moco verde… mi vida, qué cosas le das a mamá, esto se quita con el pañuelo…

Las chicas, ya os lo podéis imaginar. Muertas de la risa.

7 Comentarios

  1. Jajajajaj centollito es genial!!! jajajaj Abril el otro dia directamente queria metermelo en la boca, «mia (mira) mama, mia mama»… mientras intentaba meter el dedo con SU moco en mi boca jajaja

  2. Gracias todas por comentar, me vais a perdonar que no os conteste de una en una, pero no haría más que redundar en mi babeo, y tampoco es plan de pasarse jajajajajaja. Mejor babeamos todas juntas por nuestros churumbeles, que mira qué son ricos y ricas todos verdad?? 😀 besos guapas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.