Maternidad

El sorprendente motivo por el que decidí NO poner pendientes a mi hija

El sorprendente motivo por el que decidí NO poner pendientes a mi hija

El debate sobre poner o no poner pendientes a los bebés (niñas) viene de largo en la blogosfera. Recuerdo cuando mi mayor era bebé, allá por el año 2011, que ya se hablaba del tema.  Por aquel entonces yo pensaba… “menos mal que tengo un niño, porque si tuviera una niña no tendría nada claro qué hacer”.

Pero llegó la niña, y me tocó tomar una decisión. O, mejor dicho, nos tocó tomar una decisión. Porque, evidentemente, mi pareja también tuvo que ver, de hecho fue el que inclinó la balanza.

Tal y como yo lo veía, ponerle los pendientes a mi hija mientras aún era un bebé tenía sus ventajas:

  • le dolería menos (o eso dicen)
  • estaría guapísima (totalmente superficial y subjetivo)
  • ….

Vale, en realidad al pensarlo seriamente no había ventajas como tal. Había el peso de la costumbre, para que nos vamos a engañar.

En cambio, si pensaba en los contras, se me ocurrían unos cuantos:

  • Que realmente sí que le doliera mucho
  • Que le molestaran, y fuera causa de lloros sin que nosotros pudiéramos identificar el motivo
  • Posibles infecciones en los agujeros (me pasa a mí y a mis hermanas)
  • Que se los arrancara (me pasó a mí de bebé)
  • Que al ser mayor no los quisiera usar

El último punto es en el que no solemos caer, pero lo cierto es que hay muchas mujeres que en cuanto tienen poder de decisión se los quitan y no los vuelven a poner jamás. ¿Por qué entonces marcarla de por vida, sin tener en cuenta su opinión futura? ¿Y si además le causaban problemas, como me causan a mí? ¿Qué sentido tenía?

Aún así tenía yo mis dudas, no vayáis a pensar., así que fui dejando pasar los meses mientras seguía pensando si ponérselos o no. Me hice muy consciente de lo que me pesaba esta costumbre, para mi sorpresa.  Pero me resistía a aceptar que lo mejor era no hacerlo.

Entonces se lo planteé a mi marido, le expuse los pros y los contras, mi opinión y mis dudas, y entonces él sentenció:

Si tú le pones los pendientes a la niña, yo se los pongo al mayor.

Oye, entonces lo vi claro, clarísimo. Me pareció tan absurda su afirmación como mis dudas.  Si tenía claro que a él no se los pondría, ¿por qué dudaba si ponérselos a ella? Luego nos quejamos de cómo la sociedad nos marca y nos obliga a cumplir determinados cánones, y sin darnos cuenta nosotras mismas lo propiciamos. No, desde luego, no se los iba a poner. Ya decidirá ella si quiere llevar pendientes cuando sea más mayor.

Además, con el tiempo, me he dado cuenta de que esta decisión también habla sobre el respeto hacia su cuerpo. Del mismo modo que no le obligo a dar besos, para que aprenda que los límites de su cuerpo los marca ella (igual que con su hermano), creo que el no ponerle pendientes redunda en este mensaje. Es su cuerpo, y es ella quien  debe decidir cuando perforarlo o no, nadie más.

La de mi marido, por cierto, ha resultado ser la respuesta perfecta para cuando las abuelas y demás familia protestan por la falta de pendientes. Yo cuento su “amenaza” con cara de risa, todo el mundo alucina, pero no insisten.

La duda ahora la tengo en ese “cuando sea mayor”. Porque yo decía muy ufana que si la niña pedía pendientes, se los pondríamos. Y entonces mi marido me hizo caer en otra cosa: ¿y si la pequeña te pide ponerse los pendientes y el mayor un piercing en el ombligo o en la ceja o vete a saber dónde, se lo vas a permitir? ¿dónde está la diferencia? ¿y el límite de edad? Y es que de bebés da un poco igual porque no son conscientes, pero en cuanto crecen entra en juego la coherencia, importante cuando educas a tus hijos desde el respeto y no desde la imposición.

Si, le encanta descolocarme. Y lo peor es que a veces tiene razón :/

Y tú, ¿dudaste a la hora de ponerles o no pendientes, o por contra lo tenías clarísimo?

¿Te ha gustado esta entrada?

apúntate a la lista del blog y recibe las nuevas entradas en tu correo

No te fundiré a mails. Odio el spam, sólo te enviaré lo que te interesa ;)
16 comentarios
Sereducadora 25 mayo, 2017 at 09:25 contestar

Nosotros tampoco vamos a poner pendientes. No me creo que no les duela y ya bastante tienen que gestionar consigo mismo un recién nacido y en general, un bebé.
Con la peque ya nos han preguntado que era (por vestirla unisex) porque claro, no llevaba pendientes!
Con lo fácil que es solventar la fue preguntando como se llama en lugar de preguntar si es niño o niña con la coletilla del pendiente.

miren 25 mayo, 2017 at 09:47 contestar

pues yo tuve clarísimo que se los iba a poner desde el minuto uno, de hecho, me fastidió bastante que en el hospital donde nació no los pusieran. pero vamos que a antes de los tres meses ya los llevaba. y no me arrepiento, al contrario, a ella le encanta ahora verse sus pendientes. y respecto al dolor, te va a doler igual cuando te los hagas, la ventaja es que cuando eres bebé vas a olvidar ese dolor, y si lo haces de mayor, no. es mi opinión. bss! (PD: ¡tu marido tiene respuestas para todo!) 😉

A Ponernos Guapas 25 mayo, 2017 at 09:53 contestar

Pues yo tenía claro que se los iba a poner y de hecho así hice y no me arrepiento. Si en el futuro no los quiere llevar es su decisión; de momento, está contenta con ellos pero me parece muy buena respuesta la de tu marido jeje

Cristina Diez García 25 mayo, 2017 at 11:58 contestar

Yo no tengo hijos pero si tengo una niña le pondre pendientes porque al final si en el futuro no los quiere se los quita y ya esta, le va a doler mucho menos y seguramente no se quede solo en pendientes porque luego se hacen mayores y que si pendientes, piercings y tatuajes (yo me incluyo que tengo piercing en el ombligo)…pues si le puedo aliviar que unos le duelan menos puesto que de mayor la piel es mas gordita y duele bastante mas pues fenomenal, mi hermano se hizo los pendientes en ambas orejas con 5 años asi que si tengo un niño y quiere pendientes como su hermana pues lo mismo da que da lo mismo se lo hare tambien. Al final lo que ven muchas veces lo quieren y no quiero que me diga mama porque el resto de niñas llevan y yo no, pero me parece muy buena respuesta la de tu marido la verdad aunque hoy en dias llevan pendientes ambos sexos lo que pasa que no hacen pendientes para bebes de niño mas bien son mas femeninos y de mas mayores si hacen realmente pendientes de niño y bien bonitos ademas.

Bea 25 mayo, 2017 at 14:40 contestar

Nosotros no se los hemos puesto (tiene 13 meses), ni nos planteamos en su día ponérselos. Alguna vez nos han preguntado por qué no le pusimos los pendientes. Y, ¿por qué se los íbamos a poner? ¿Porque es una niña? Menudo argumento.
Salud!

María 25 mayo, 2017 at 17:34 contestar

Siempre el argumento de que no les duele, que se olvidan… eso nos da derecho a decidir sobre su cuerpo? Cuando se les vacuna no lloran? Yo también tuve mis dudas y fue el padre el que me convenció, pero ahora lo veo clarísimo y me alegro de no habérselos puesto.

Yo caí y se los puse, ahora casi 18 años después sé que se los hubiese hecho ella, es lo que me salva de no andar pidiéndole perdón a cada segundo, pero y si no los hubiese querido??

Feli Segura 25 mayo, 2017 at 21:58 contestar

Yo se los puse cuando tenía dos meses y no me arrepiento. Si tuve dilema con la otra parte porque el no quería, pero yo si. A mi me los hicieron los agujeros de recién nacida, pero me los hicieron algo mal porque no estaban centrados en el lóbulo. De niña nunca llevé pendientes, ni me los pusieron y yo tampoco los pedí. Cuando iba a hacer la comunión me tocó hacerme otros agujeros porque como te digo, los otros no estaban centrados. Tenía 10 años y me dolió, pero me encantaba tener pendientes. Con los años, ya llegaría mi época de hacerme alguno más jajaja. Mi hija tiene ahora 3 años y está contenta con sus pendientes. Ademas, me ve que tengo yo uno en el cartílago y hace poco me hice otro en la nariz y le llama la atención. Ahora todo se cuestiona..y a veces no se hasta que punto es bueno.

Lydia 25 mayo, 2017 at 22:37 contestar

Yo tengo una hija de casi 6 años y no lleva pendientes. Lo tuve claro desde el inicio pues yo misma no los llevo desde hace años porque siempre me han molestado, sobretodo al dormir. Entonces pensàndolo me dije, si a mì me hace daño al dormir no puedo ni imaginar como le tienen que molestar a mi pobre bebé que se pasan las 24 horas tumbada, no y no! Y eso que tuve que escuchar las retaìlas de mi madres y mis tìas que cada vez que la veìan me preguntaban cuando le iba a poner los pendientes, y mi respuesta era siempre la misma: se los pondré cuando ella me los pida. Y ese momento aùn no ha llegado.
Idem con el bautizo.
Si soy la oveja negra de la familia, pero yo soy pro libertad de elecciòn.

depequesygrandes 25 mayo, 2017 at 22:50 contestar

El argumento es tan contundente como real y lógico. Yo tengo dos niños pero si hubiese tenido una niña ni me lo hubiese planteado. Eso sí, los demás seguro que me lo hubiesen planteado pero mi respuesta iba a ser la misma: cuando crezca que ella decida.
Buen post y la frase perfecta!!

Planeando ser padres 25 mayo, 2017 at 23:21 contestar

Yo tenía clarísimo que sí se los pondría a mi bichilla y se los puse con pocas semanas de vida. Oye, no me arrepiento. Entiendo que lo hice por cuestiones culturales, pero lanzó y micro llanto que con un chupetón de teta olvidó al momento. vamos, te juro que lloraba con mucha más intensidad cuando en aquella época se me atascaba la teta en el sujetador y no se la ofrecía lo suficientemente deprisa. Después de habérselos puesto, fue cuando tuve dudas, pero ahora, con 3 años ¡no sabe vivir sin pendientes! Que si son de princesas, que si qué preciosa está… Además de que todas las experiencias de agujeros en adolescentes y niños mayores que he conocido no han salido bien por el tema de las infecciones, de agujeros que se cierran, etc.

Rocío Sotillos 26 mayo, 2017 at 00:10 contestar

Mi hija ya tiene 9 años y todavía no lleva pendientes, creo que es una decisión sobre su cuerpo que le corresponde a ella. ¿Qué puede más, la costumbre o el respeto? A mí me pusieron los pendientes cuando yo lo decidí y no tengo un recuerdo de nada traumático, al contrario, agradezco a mis padres que permitieran que fuera yo quien lo decidiera.

CAROLINA Galán Roma 26 mayo, 2017 at 10:21 contestar

Yo no le puse pendientes a mi hija, me pareció lo más lógico, ¿por qué si es niña hay que marcarla y si es niño no? A mí, mis padres no me pusieron tampoco al nacer y con 14 años me hice agujeros porque yo quise, no es tan doloroso hacérselo de mayor, no exageremos, lo que si me dolió fue que se me infectaron porque soy alérgica a todo, un dolor, venga a supurar… me los tuve que quitar y tan contenta. Pero fue mi decisión, imagínate esa infección en las orejitas de un bebé. Y eso fue precisamente lo que le pasó a mi madre, le pusieron pendientes de bebé y también es alérgica a todos los metales e incluso antialérgicos, así que llevaba las orejas fatal siempre, se arrancaba los pendientes y los tiraba por ahí, hasta que sus padres se rindieron y dejaron de ponérselos. Mi hija con 4 años me ha preguntado a veces por los pendientes de las demás pero como ahora está en la edad de imitar lleva con orgullo no llevar pendientes como mamá. Cuando sea mayor que tome ella las decisiones que quiera, pero yo no voy a marcar su cuerpo. Porque si, aunque te los quietes, quedan marcas de los agujeros, no nos engañemos.

historiasdemamablog 26 mayo, 2017 at 13:45 contestar

Yo tengo un niño, pero siempre he pensado que cuando tenga una niña no le pondré pendientes hasta que ella lo pida, no es algo necesario y total tendrá la vida por delante para ponérselos cuando quiera,

casiprimerizos 26 mayo, 2017 at 14:54 contestar

Yo se los puse a la mayor hace 15 años y han sido todo problemas. Un agujero mal hecho, se le volvió a hacer con un año y ahora en esa oreja no se puede poner nada pk se le han juntado los dos agujeros… Así que tenía claro que no los volvería a poner. Y cosas de la vida, he tenido un niño. Se vería raro hacerle pendientes a él, verdad? Pues sólo por eso si tengo una niña algún día no le pondré. Por cierto, mi niño tiene 21 meses y el pelo largo y todo el mundo lo trata de niña… En fin…

SANDRA 30 mayo, 2017 at 18:28 contestar

Tengo un niño de 10 años y una niña de 7 y quisimos que fueran ellos quienes decidieran cuando ponérselos, además…por qué la niña si y el niño no??. Por qué no tratarlos igual si en todo lo demás lo hacemos?? Al final el niño se ha hecho un piercing en la oreja hace un mes y la niña no ha querido (de momento…) ella decidirá cuando esté preparada… si es que quiere algún día

Deja un comentario