Maternidad

¿Qué harías si tu hijo se quisiera vestir de niña?

Cuando  ví este vídeo en éste artículo me quedé tremendamente impactada. Especialmente como madre. Y es que la protagonista es una adolescente, una niña aún, que ha vivido su infancia encerrada en un cuerpo de hombre, y gracias al tratamiento hormonal consigue ver por fin que su identidad sexual sea la que su cerebro le dice que debería ser. Os invito a verlo, entenderéis mejor lo que voy a decir.

Viendo el vídeo me llamó poderosamente la atención cómo va cambiando la expresiónde su cara; al principio es gris, cargada de tristeza; poco a poco la expresión va cambiando, comienza a percibirse alegría, su expresión  se ilumina,  y al final su cara es felicidad pura, pero además transmite picardía, sensualidad, seguridad en si misma…

Ver  éste vídeo me hizo pensar mucho. Muchísimo. Y es que según tengo entendido, los transexuales se suelen dar cuenta de que algo va mal ya de pequeños. Y ésto me hizo plantearme un montón de preguntas como madre para las que no encuentro respuesta.

¿Cómo se siente un niño que un día se da cuenta de que no se identifica con lo que ve en el espejo? ¿Que no quiere vestir como lo hace, que no se identifica con eso?

¿Cómo reaccionaría yo si mi hijo un día me dijera que quiere empezar a vestirse de niña, que es una niña?

¿Me daría cuenta de que algo está pasando antes de que él me lo dijera?

¿Cómo reaccionaría el entorno?

¿Estamos preparados para afrontar la transexualidad de un niño pequeño?

¿Cómo se le puede ayudar a afrontarlo de cara a otros con naturalidad?

¿Sabría afrontar algo así?

La verdad es que esta entrada es más bien una reflexión en voz alta, me parece una situación tan compleja a tantos niveles…  Además creo que empezaremos a ver casos así en el cole de nuestros niños, y no puedo evitar preguntarme…

¿Estamos preparados como sociedad para darles el apoyo y comprensión que necesitan?

¿Te ha gustado esta entrada?

apúntate a la lista del blog y recibe las nuevas entradas en tu correo

No te fundiré a mails. Odio el spam, sólo te enviaré lo que te interesa ;)
17 Comments
Bitacoras.com 29 Noviembre, 2013 at 08:02 contestar

Información Bitacoras.com

Valora en Bitacoras.com: Cuando  ví este vídeo en éste artículo me quedé tremendamente impactada. Especialmente como madre. Y es que la protagonista es una adolescente, una niña aún, que ha vivido su infancia encerrada en un cuerpo de hombre,…

Laura Muñoz 29 Noviembre, 2013 at 08:12 contestar

Buffff que entrada mas profunda…y difícil de encontrar respuestas a las preguntas. ..
Realmente no lo sé. No me importaría que mis hijos fueran gays… pero que se dieran cuenta en la adolescencia… si es transexualidad es otro tema que aunque lo entiendo no lo querría para mi…
Me cuesta entender q un crío de digamos 7 años lo tenga tan claro… no se hasta q punto su mente puede tener unas cosas como esas tan claras… creo que los niños son inmaduros en muchos aspectos y yo, si me viniera alguno con esa idea tan pequeño intentaría seguramente quitárselo de la cabeza. … y cuando fuera mayor hablaríamos. ..
Qué difícil !

Laura García 29 Noviembre, 2013 at 07:34 contestar

Yo creo que es de ese tipo de situaciones en las que no tienes la respuesta de antemano. Puedes decir que harías mil cosas, o que no las harías, pero creo que, dado lo compleja de la situación (familiar y especialmente socialmente) que hasta que no te ves en la situación, no eres capaz de valorarla y comprenderla.

Almu Menuda Manada 29 Noviembre, 2013 at 09:51 contestar

Pues es como todo. Visto desde fuera digo echada para adelante ¡¡CLARO QUE LO APOYARÍA SIN DUDARLO!! Y por supuesto buscaría el entorno en el que fuera a ser más fácil para él/ella su cambio.

Pero supongo que luego te toca vivirlo y te entran miedos, no porque vayas a cambiar de opinión, sino porque te toca de cerca y descubres problemas en los que antes no habías pensado porque yo creo que NO, NO SOMOS UNA SOCIEDAD PREPARADA. Si hay problemas con cosas menos complejas ¿cómo vamos a esperar que se acepte a una persona que quiere cambiar de sexo?

Es bastante habitual ver a niños llamando a otros mariquita, nenaza, y digo yo que eso lo habrán aprendido en casa o con lo que ven en la calle, en la tele, etc. No es ni mucho menos un pensamiento natural, suyo propio. ¿Os imagináis cómo reaccionarían uno de estos niños si uno de sus amigos QUISIERA SER UNA NIÑA? Yo creo que de una manera cruel, aunque por supuesto habrá niños que no. Pero en definitiva, con que haya uno que quiera hacerle la vida difícil, ya tenemos un entorno hostil creado.

Ojalá fuera más fácil… y está en nuestras manos luchar para normalizar esta situación.

Gracias por hacernos pensar, ¡me ha venido muy bien! Un abrazo 😉

Elena Frisuelos 29 Noviembre, 2013 at 09:52 contestar

Es un tema demasiado complejo para un sólo coment, pero sólo dos respuestas, personales y profesionales: NO, la sociedad, nosotros, no estamos preparados ni de lejos para apoyar los y darles la normalidad y respuestas que necesitan. Y SI, como madre te darías cuenta de que algo pasa, no se sí antes, pero desde luego a la vez que el, otra cosa es que el miedo a aceptar lo que creemos saber nos haga mirar hacia otro lado.

Un abrazo, y gracias por tocar estos temas tan peliagudos

Mamá por bulerías 29 Noviembre, 2013 at 11:53 contestar

A mí me disgustaría mucho. No puedo negarlo. Prefiero que se quede embarazada joven jujuju.

Pero si pasase obviamente la apoyaría. Y movería tierra, mar y aire para que el entorno lo apoyara igual que yo, porque no, pienso que la sociedad no está aún preparada…

maider 29 Noviembre, 2013 at 12:04 contestar

Precisamente estoy preparando yo también un post al hilo de este tema, mucho menos profundo, pero desde luego da qué pensar. Buff, creo que no estamos preparados como sociedad ni siquiera dentro de la familia. Pero seguro te darías cuenta, igual que te das cuenta que algo le preocupa.
Muy buen post. Un abrazo.

1MadreinItaly 29 Noviembre, 2013 at 13:21 contestar

Diosss me ha puesto los pelos de punta el video, no sé si la canción que acompaña que además me encanta jeje… En la universidad fui a unas conferencias sobre transexualidad que impartían los doctores de una clínica creo que era belga, y hablaban de todo el recorrido que deben pasar, terapia psicológica, hormonal, de voz… Es todavía algo que nos sorprende porque este trastorno de la identidad sexual ha sido “clasificado” desde hace bien poco, pero lleva existiendo desde el principio de los tiempos, no es ninguna novedad, eso nos tiene que quedar claro. Espero que con el avance de la sociedad se convierta en un cambio cada vez más natural y las personas transgender puedan hacer la vida que desean sin estar unida a la prostitución, el espectáculo o cualquier situación que los denigre. Y si fuera mi hijo al igual que para lo que sea, allí me tendría para acompañarlo en todo. Un besote!

María de Haro 29 Noviembre, 2013 at 11:23 contestar

Es un tema muy complicado.

La sociedad en la que vivimos aun tiene mucho en lo que evolucionar, y este tema es uno de tantos. Pero como madres hay que estar ahí. No es que cambien de ser, no… es que quieren ser quienes son, y eso, pienso yo, debe ser un derecho por encima de todo. No cambian de forma de ser, siguen siendo ellos mismos…. Cariñosos, agradables…. solo que en ese momento en que se los deja evolucionar… son felices.

Ufff… pero tengo que verme en la situación. Que es difícil… por lo mismo de siempre, la sociedad… Pero debemos quererlos por encima de todo.

un beso

Sara Melissa 29 Noviembre, 2013 at 15:57 contestar

Wao es difícil contestar a todas esas interrogantes desde el punto de vista de madre que soy de dos varoncitos pero desde el punto de vista humano ver la felicidad que debe ser no tener que vivir frustrado ni fingiendo es una bendición. Nada mejor como la libertad de poder ser uno mismo sin poses ni engaños.

Lina Maier 29 Noviembre, 2013 at 20:47 contestar

Lamentablemente no estamos preparados para ser tolerantes , condescendientes y empháticos con quienes se salen de la norma. Laura tiene razón. Si no nos atañe nos resultará mas fácil aceptarlos. Pero no sabemos como reaccionariamos en caso de nuestros hijos.

Mo 30 Noviembre, 2013 at 00:00 contestar

Da que pensar…Como siempre, es difícil saber cómo reaccionaría una sin estar en la situación…
A priori creo que no, que la sociedad no está preparada (aunque pienso que la cosa va mejorando). Y quiero pensar que sí, que lo apoyaría a pesar de todos los pesares.
Muas!

Desblogger 30 Noviembre, 2013 at 16:40 contestar

La respuesta a todas esas preguntas , por desgracia es no.Nunca se esta preparado para lo inusual y los cambios.Se aprende sobre la marcha y sea del sexo que sea, el amor que sientes por el/ella es tan grande que seguro lo hariamos bien.Precioso el video y enorme el post, que te mola hacernos pensar eee!!!

In a Trendy Town 9 Diciembre, 2013 at 21:32 contestar

Pues no nos lo planteamos porque no tenemos hijos, pero lo vemos más normal que podrían verlo nuestros padres, porque aunque no lo creamos avanzamos poco a poco. Cada persona debe ser lo que desea!

http://inatrendytown.blogspot.com.es

Pilar 24 Diciembre, 2013 at 22:28 contestar

Hola! Vi es otro día el video. Y pienso como tu. Es necesario apoyarle, y ayudarle. Yo trabaje en un hospital donde hacíamos cambio de sexo, estaba en quirófano, y era impresionante, es impresionante por lo que tienen que pasar.
Para mi no es una mujer en un cuerpo de hombre, es una mujer con unos genitales incorrectos. El resto del cuerpo es el que es.
Y desde el minuto cero, si mi hijo quiere vestirse de niña va a tener mi apoyo. También te digo que hay que analizar primero si puede deberse a investigar, llamada de atención, el estár rodeado de niñas, etc pero mi apoyo por encima de todo.
Pero es duro el camino que les toca hacer y como madres es normal que no nos guste la situación que deben vivir.
Un beso

Nuria 17 Mayo, 2014 at 23:49 contestar

NO. No creo que esta sociedad esté preparada para esto como tampoco lo está para muchas otras cosas menos complejas. Pero qué bien que nos hagamos estas preguntas, significa que las cosas se cuestionan, se mueven.

Bonita reflexión.

Mi hijo se lo pasa bomba disfrazado de hada. Lo disfrazan sus hermanas y él se deja hacer… a mí me parece un juego pero ha de ser duro descubrir un día que no lo es y pensar en cómo esa criatura se va a tener que enfrentar con un mundo tan poco abierto a las diferencias… En fin.

Taisa 27 Marzo, 2017 at 00:03 contestar

Umh. Yo creo que es que de base tenemos que cambiar mucho el chip.

¿Qué es vestirse de niña? ¿Por qué se quiere vestir de niña? ¿Qué problema hay en que lo haga? ¿Por querer vestirse de niña quiere decir que se siente una niña?

Creo que son cosas diferentes también. Está claro que hay niñ@s que les pasa, eso lo creo, que hay quien no se siente como ha nacido. Pero como me dijo mi marido hablando de este tema, también quiere nuestro hijo vestirse de robot, y no vamos a pensar que es que piensa que es un robot… Bueno, o de Superman, si recordáis aquella historia, dicen que algunos si se creyeron que lo eran (no sé si será leyenda urbana)…

Sobre el qué se puede poner uno o otro, o lo que puede o no jugar, creo que es algo que tenemos que aprender a ser más flexibles. Algunas cosas son culturales. Otras parecen tener cierta tendencia biológica (las niñas tienden a jugar con muñecas, se desarrolla su instinto maternal, etc. y los niños más con coches mecanismos, etc. aunque siempre haya excepciones). Sobre la ropa… pues a ver, los Escoceses llevan Kilts y bien orgullosos, y no quiere decir que quieran ser mujeres. También conocí a un chico en la universidad que era gótico, y una de las cosas que quería era una falda de cuero larga… Y si nos remontamos a otras épocas, los hombres han llevado maquillaje, pelo largo o pelucas, lazos, y un montón de cosas similares. Era moda.

Pues yo también viendo este tipo de cosas (este vídeo ya lo había visto hace tiempo) me había planteado qué haría en una situación así. Y pensaba, le diría que adelante, le apoyaría, etc…

Pero justo hace poco me han pasado un par de cosas que me han hecho pensar.

Un día mi hijo me dijo que quería tener el pelo largo y una falda de flores como una compañerita suya de clase… Lo del pelo largo hace ya tiempo que me lo dice, que quiere tener el pelo largo como yo. Pues nada, no le cortamos el pelo más que para arreglarselo. Es su decisión, y a mi me parece bien. Por suerte eso hoy en día es “menos problema”. Lo de la falda no me lo volvió a decir, pero además pienso que querría una exactamente igual y sino no serviría xD. Pero yo no creo que es que se sienta niña, ni nada parecido. Y aunque pudiera dejarle ponerse una falda, pues simplemente, llevaría una prenda que le gusta, y punto.

Otro día, saqué unos lazos para ver si podía ponerle uno a la bebé con una horquilla (sí, a mi si me gustan los lazos, y sí, me apetece ponerle lazos a la niña <.<). A la niña no pude porque no se le cogía en el pelo. Pero mi hijo lo vio, y dijo que quería ponérselo. Pues nada, se lo puse, no le dí mayor importancia y estuvo toda la tarde con ello puesto, tan contento. Al día siguiente me dice que quiere ir con ello al cole. Ahí yo creo que si que me debí quedar un poco blanca. Una cosa es en casa, y otra que le vieran… Ahí ya si dudé. ¿Le dirán algo? ¿Se reirán de él? Pues nada. Hice de tripas corazón, le puse el lazo, y lo llevé. ¿Qué pasó? Nada. Él fue contento con su lazo. En algún momento se le caería y se lo volvieron a poner. Y ya. Ahí quedó la cosa, y luego volvió a sus grúas, coches y camiones. Yo creo que por suerte, la cosa es que él no tiene todavía metido en la cabeza el cliché cultural de que "hay cosas de chicas, y cosas de chicos" y ojalá podamos hacer que siga viéndolo así. Simplemente, una cosa le gusta, y le gusta.

Si no le diésemos tanta importancia a todo esto, y dejásemos de encasillarnos, y respetásemos también que cada uno puede hacer y ponerse lo que quiera… posiblemente habría muchos menos problemas para todos :S

No sé si en algún momento las cosas pueden cambiar. Sé que yo misma tengo problemas con esto, pero sobre todo, pensando en cómo reaccionaría la gente alrededor, más que porque yo no aceptase una cosa así… Con lo que, si fuésemos todos más respetuosos, estas personas que realmente no se sienten bien consigo mismas podrían ser quien son sin problemas, y si a alguien por lo que sea le apetece ponerse un lazo, o como si fuera un pato en la cabeza, pues si nadie se burlase o extrañase, pues podría hacerlo sin pensárselo.

Deja un comentario