Huevos rotos con jamón de Legado Ibérico: una receta para chuparse los dedos

Ampliar el recetario es algo muy interesante, sobre todo para descubrir nuevos sabores o para sorprender a los peques o a las visitas. Si estas son inesperadas, contar con recetas sencillas, fáciles de hacer y resultonas siempre es un comodín interesante. Y precisamente la que os voy a contar hoy es una de esas que se hace en minutos, pero que siempre convence.

Vas a aprender cómo preparar huevos rotos con jamón de Legado Ibérico. Una receta sabrosa, de las que alimentan, y que puedes llevar a cabo sin tener que ser todo un experto o experta en la cocina.

Cómo preparar los huevos rotos con jamón de Legado Ibérico: ingredientes y receta

La receta de los huevos rotos con jamón ibérico es muy sencilla tanto por ingredientes como por elaboración. Resulta sorprendente cómo un plato tan fácil de hacer puede estar tan bueno y satisfacer a personas con gustos tan diferentes. Si quieres sorprender sin tener que complicarte demasiado en la cocina, te aconsejamos que te pongas manos a la obra con esta comida. Seguramente, una vez aprendas a hacerla, repetirás en más de una ocasión.

Préparate para tomar nota, aunque no mucha. No vas a necesitar un gran abanico de ingredientes, ni tampoco pasar mucho tiempo delante de los fogones, para conseguir algo sensacional.

Ingredientes necesarios

Coge lápiz y papel y echa un vistazo a tu frigorífico y despensa para ver si lo tienes todo. Las cantidades que vamos a dar aquí están pensadas para un plato de 4 personas, y es que los huevos rotos con jamón son una comida que se aconseja muchísimo para compartir mesa con los demás. Así, ten muy en cuenta las cantidades y, en caso de ser más o menos, mantén las proporciones y no tendrás ningún problema.

En primer lugar, necesitas patatas. La clave aquí es tener una de tamaño mediano por persona, por lo tanto, vas a necesitar 4 patatas de buenas dimensiones. A esto hay que sumar los huevos, que deben ser 2 por persona, teniendo un total de 8 huevos para nuestro plato. Si puede elegir, te aconsejamos que sean huevos de ave de corral, ya que su sabor es muchísimo más intenso.

Por supuesto, no puede faltar el jamón, para lo que te recomendamos comprar el jamón de Legado Ibérico. Vas a necesitar unos 300 gramos aproximadamente, aunque si te animas a poner 400, mejor que mejor, más contundencia para el plato. Además de eso, tienes que sumar también 1 chorro pequeño de aceite de oliva para poder cocinarlo todo y sal al gusto.

¿Has tomado nota? Como habrás podido ver, no necesitas gran cosa para poder disfrutar de este plato. Lo mejor es que, como podrás ver ahora, la preparación es también bastante sencilla. No te va a costar nada hacer un plato de rechupete.

Receta paso a paso

La elaboración de los huevos rotos con jamón ibérico es de lo más simple. Tanto, que en unos minutos tendrás la comida lista para degustar y saborear con quienes quieras. Para empezar, lo más básico, tienes que pelar las patatas colarlas en gajos y salarlas. Hecho eso, pon una sartén a calentar con el aceite que vayas a usar y, una vez esté a buena temperatura, echa todas las patatas para poder freírlas. Si quieres un consejo adicional, empieza con fuego suave y ve subiendo poco a poco para que queden bien hechas y blandas al terminar de freírse.

Cuando hayas terminado con las patatas y estén fritas, debes pasarlas al plato donde se va a poner todo. Van a hacer de base, así que distribúyelas bien en él y déjalas colocadas. Ahora, vamos con los 8 huevos, o los que hayas escogido. Vas a tener que freírlos todos en el mismo aceite en el que freíste las patatas. Es sumamente importante, en este proceso, que no se rompa la yema. Si te pasa, el plato va a perder gran parte de su sabor, y también de su encanto.

Fritos los huevos, los colocas cuidadosamente sobre el lecho de patatas fritas para que no se rompan. Una vez los hayas puesto, quedan los pasos finales. Ahora tienes que colocar el jamón de legado ibérico sobre los huevos, sin pasar por la sartén (aunque, si lo preferís, puedes apartar un poco de aceite en otra sartén y pasar el jamón por esta rápidamente para hacerlo un poco). Hecho esto, ya tienes tu plato bien preparado y listo para comer hasta la última patata que haya sobre él.

Fácil, ¿verdad? Ahora solo tienes que ponerte manos a la obra, o a los fogones, para dar forma a este plato. Verás que en muy poco tiempo lo tienes listo y que, además, todas las personas con las que lo compartas te lo van a agradecer. Porque debes saberlo, los huevos rotos con jamón no fallan nunca.

Y tú, ¿qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No Comments Yet.

Previous
La segunda historia de mi primer parto
Huevos rotos con jamón de Legado Ibérico: una receta para chuparse los dedos