sangrado embarazo
Embarazo Salud

Sangrado durante el embarazo, ¿cómo actuar?


El sangrado durante el embarazo es uno de los mayores sustos que nos podemos llevar cuando estamos embarazadas, sobre todo si es nuestro primer embarazo. Según los datos, al menos un 20% de mujeres presentarán algún tipo de sangrado durante la gestación y suele ser un motivo común de alarma y consulta. Si bien es cierto que en la mayoría de las casos perder un poco de sangre durante el embarazo no suele ser grave, sobre todo en el primer trimestre, podría ser un síntoma de algo mucho más serio por lo que no está de más consultar con el obstetra para asegurar el bienestar de madre y feto.

 

Aprende a distinguirlos: sangrado vs hemorragia

Tan pronto vemos una mancha roja en la ropa interior, nuestra mente suele ir inmediatamente a la peor de las conclusiones: estás siendo víctima de un aborto espontáneo o de cualquier otra cosa que pone en peligro la vida del bebé. Si bien es completamente normal sentirse alarmada, es imprescindible saber si estas ante una situación de emergencia, realmente grave y que requiere acudir inmediatamente a urgencias, o si es algo que puedes consultar en la brevedad posible con el gineco-obstetra.

Lo primordial es poder distinguir entre un sangrado simple y una hemorragia. Los sangrados son manchas de sangre pequeñas, leves, no continuas, que no serían capaces de empapar un protector diario y que apenas se aprecian en la ropa íntima, no llegan a manchar los pantalones. Estas manchitas de sangre pueden ser normales durante un embarazo saludable, no son un signo de alarma ni requieren atención de emergencia aunque siempre debe consultarse con el médico lo más pronto posible, para descartar cualquier riesgo. Por lo general no se trata más que de un sangrado de implantación, totalmente normal y presente en muchos embarazos.

En cambio, si el sangrado es profuso, tanto como para necesitar una compresa, pues de no tenerla la sangre mancharía la ropa interior y también la exterior, entonces es posible que estés en presencia de una hemorragia. Ante una hemorragia siempre debemos acudir a urgencias, pues puede ser un signo de alarma, de infección, de algún tipo de afección, o puede que de una amenaza de aborto. Pero recuerda: puede.  No des nada por seguro, simplemente ve a urgencias.

 

El sangrado de implantación

Durante los primeros 12 días de gestación puede ocurrir el llamado sangrado de implantación, que no es otra cosa que un sangrado leve causado por el óvulo fecundado, que se implanta en el tejido del útero. Este sangrado puede durar desde pocas horas hasta un par de días, depende de cada mujer, y puede suceder que alguna mujer lo confunda con una menstruación ligera. La forma de distinguir el sangrado de implantación de la menstruación es el color: el sangrado de implantación tiene un color oscuro, parduzco, generalmente no es más que una leve mancha, que o bien no se repite o sólo se detecta al limpiarse. También puede pasar que sea rosado, por su mezcla con el flujo, pero en cualquier caso el color es totalmente distinto al habitual de la menstruación.

 

¿Por qué hay sangrados durante el embarazo?

Como mencionamos con anterioridad, tener un pequeño sangrado durante el embarazo puede ser completamente normal debido a la implantación, pero también puede deberse a otros factores:  infecciones,pequeñas heridas, incluso la ecografía de la semana 12 de embarazo, o  los exámenes y tactos realizados por el ginecólogo pueden causar un pequeño sangrado, y de hecho suelen advertirlo, aunque en caso de sangrado siempre debemos estar atentas a otros síntomas, e informar a nuestra matrona o ginecólogo.

Aunque el riesgo de aborto espontáneo es alto durante este primer trimestre, no todos los sangrados son el síntoma de que vaya a producirse; no obstante, ante un sangrado abundante, y especialmente si tienes otros síntomas como dolores de vientre muy fuertes y pérdida de tejido por la vagina (como los coágulos durante menstruaciones abundantes) debes acudir inmediatamente a urgencias para que se aseguren de que todo va bien.

Asimismo, si durante las primeras semanas de embarazo se experimentas un sangrado acompañado de dolores muy fuertes en la parte baja del vientre y la sensación de no poderse concentrar y mareos, es imprescindible acudir a consulta médica, pues existe una pequeña posibilidad  (apenas del 2%)de que se trate de un embarazo ectópico. Esto ocurre cuando el embrión se implanta fuera del útero, casi siempre en las trompas de falopio. El crecimiento del feto puede dañar la trompa, llegando a poner en peligro la vida de la mujer.

Durante el segundo y tercer trimestre de gestación, el sangrado comienza a ser poco común, así que requiere una consulta inmediata con el médico; sobre todo si está acompañado de otros síntomas. Las causas posibles son varias y no vamos a especular aquí, lo que debes hacer en ese caso y siempre que haya un sangrado con molestias durante el embarazo es acudir a urgencias; vale más que se metan contigo por “embarazada exagerada” que no lamentar haber sido demasiado tranquila.

Obviamente si esto sucede al final del embarazo puede ser una seal de parto inminente; puedes estar expulsando el tapón mucoso, que en algunos casoso (no siempre sucede así) quiere decir que tu parto ha comenzado.
 

 

¿Estoy teniendo un aborto espontáneo?

Puede ser que si, y por eso, ante la duda, lo mejor es que acudas a urgencias. Pero también puede ser que no, y por eso quiero contarte mi experiencia, porque yo también creí que estaba sufriendo un aborto espontáneo, y no era así.

 

Mi experiencia: hemorragia durante el primer trimestre

En mi primer embarazo tuve una experiencia un tanto traumática con un sangrado, estando embarazada de unas 9 semanas. Un día, mientras trabajaba, noté como si me bajara la regla… ya me entendéis, pero fue como un “plap”, algo muy brusco y abundante, que hizo que saltaran todas mis alarmas. No tenía ni idea de que esto pudiera suceder, así que ya os imagináis mi susto…

Fui al baño, y lo que vi fue un montón de sangre; mi ropa interior estaba empapada, y los pantalones empezaban a mancharse. Ya os podéis imaginar todo lo que pasó por mi cabeza. Me excusé en el trabajo, y llamé a mi pareja, que por suerte ese día estaba en casa, para avisarle de que iba de camino (vivía casi al lado) y que teníamos que ir corriendo a urgencias porque estaba sangrando mucho. Cuando llegué a casa ya toda mi ropa estaba empapada, así que yo tenía ya casi la certeza de que había perdido a mi bebé… allí había más sangre que en mis reglas, era imposible que todo siguiera bien. Así que me cambié, me puse una compresa y bajamos a urgencias.

No recuerdo lo que tuve que esperar (han pasado 8 años) pero si recuerdo que demasiado tiempo, y que no podía parar de pensar que mientras no hacían nada yo perdía a mi bebé… Finalmente me hicieron una exploración y me dijeron que quizás no fuera un aborto, que el sangrado no parecía venir del útero (¿de dónde sino?),  que me iban a hacer una ecografía para ver si el feto seguía vivo.

Esto si lo recuerdo, tardé 2 horas en ver a mi bebé en el ecógrafo. 2 horas llorando y preguntándome si seguiría vivo o estaría muerto. Esperando en la misma sala que las felices embarazadas, porque sólo había ese ecógrafo. Esto es una crueldad imperdonable, y espero que si no lo han cambiado ya lo cambien pronto, porque conmigo estaba otra chica que ya si sabía seguro que lo había perdido y tenía que confirmar si lo había expulsado o no, para saber si le hacían legrado. ¿De verdad no se puede hacer con más humanidad?

En mi caso, la ecografía me dio una noticia que, sinceramente,  ya no esperaba: el embarazo seguía adelante. Ahí estaba mi bebé, con su corazoncito latiendo fuerte, con un tamaño adecuado a su edad gestacional, ajeno a lo que yo estaba pasando. Yo no me lo podía creer, el sangrado había sido brutal… ¿qué había sido entonces?

En mi caso nadie me explicó nada, simplemente me dijeron que todo estaba bien y que hiciera reposo hasta el final del primer trimestre, y que si volvía a tener un sangrado fuerte acompañado de dolor, volviera. Pero sólo en ese caso.

No obstante, con el tiempo he conocido casos similares, y les han dado 2 posibles razones:

  • Pérdida de un segundo feto en un saco gestacional distinto
  • Un hematoma en el útero que revienta y se expulsa

Como os digo en mi caso no me dieron razones y nunca supe a qué se había debido. Pero no fue un hecho aislado, continué teniendo pequeños sangrados durante el resto del primer trimestre, a veces sangrados como tal y otras sólo pequeñas manchas rosadas o parduzcas, pero como podéis imaginar hasta que las manchas no pararon completamente y vi de nuevo a mi pequeñajo en el ecógrafo no respiré tranquila.

En el segundo embarazo me daba terror que me volviera a pasar lo mismo otra vez, pasarme todo el primer trimestre con el miedo permanente a perder a mi bebé… pero esta vez no tuve ni siquiera un pequeño sangrado de implantación, y si lo tuve fue tan leve que ni lo recuerdo.

 

¿Se puede prevenir el sangrado en el embarazo?

No es algo que nosotras podamos prevenir o evitar, y en muchos casos ni siquiera nada que hagas disminuirá el sangrado; no obstante, lo que se suele recomendar en estos casos es hacer un reposo relativo, para minimizar las posibilidades de realizar alguna actividad brusca. Las recomendaciones suelen sesr:

  • Descansar y dormir  las horas necesarias. Tu cuerpo está consumiendo más energía, necesita más tiempo para recuperarse y reconstruirse.
  • Permanecer en posición horizontal, con las piernas elevadas o sobre unos almohadones. Esto mejora la circulación sanguínea

  • Evitar tener sexo si se ha presentado sangrado, hasta que este pare.

  • Una vez retomes la actividad, evitar al principio actividades físicas muy extenuantes o exigentes.

  • Evitar cargar pesos.

 

Cuéntame, ¿tuviste alguna clase de sangrado durante tu embarazo? Seguro que tu experiencia ayuda a otras 🙂

 


 
Lectura recomendada:
baja por riesgo embarazo

Prestación por riesgo en el embarazo

La prestación por riesgo es un derecho de todas las trabajadoras embarazadas, y es anterior al parto, en ocasiones comienza en el primer trimestre. ¿Sabes cuándo te corresponde y cómo pedirla? Toda la info en este post: baja por riesgo en el embarazo

No te vayas sin leer...

9 Comentarios

  • Responder
    Multimama
    24 octubre, 2017 at 11:31

    Quiero dejar mi testimonio por si le resultara de ayuda para futuras mamás. Después de largo tiempo buscando un embarazo por fín me quedé embarazada, de mellizos. Con apenas mes y medio de gestación, mientras estaba de compras, como dice Vanesa, sentí un “plap” y líquido saliendo de mí… por suerte teníamos cerca el hospital; ni pasé por casa a cambiarme, corrí a urgencias. Allí me dijeron que uno de mis bebés estaba bien pero que el otro parecía que tenía problemas. Que me fuera a casa e hiciera reposo relativo. Las siguientes semanas fueron horribles porque tuve que volver 2 veces más porque empezaba a sangrar de repente: iba a urgencias y me decían que estaba perdiendo uno, volvía al día siguiente a la clínica y me decía que se había recuperado…. me sentía fatal porque estaba perdiendo a uno de mis bebés. Había gente que me decía “bueno al menos te queda el otro”… que horror!!! cómo me podían decir eso!!! yo ya amaba a mis dos bebés!!!! (pero esto es otra história). Tuve que comunicar mi baja a la empresa y fue un shock para todos porque ni siquiera sabían que estaba embarazada… también me dió mucha pena esto porque yo me había imaginado contarselo orgullosa a mis compañer@s y lucir mi barriguita por los pasillos. No sucedió porque cuando me recuperé del gran hematoma que se me había formado (que me tuvo muchos meses manchando) ya estaba en un estado muy avanzado y mi tripa enorme y mis piernas hinchadas ya no me permitían reincorporarme. Finalmente mis dos pequeños nacieron sanos y preciosos. No sé cual de los dos tuvo el problema… pero luchó con uñas y dientes para aferrarse a la vida… hizo caso a mamá y se quedó… y su herman@ “sano” cuidó mucho a su mellizo y consiguió seguir adelante. Si os ocurre algo así, sólo puedo deciros que, esteis tranquilas y tengáis confiza… una actitud positiva ayuda muchísimo. Mucho ánimo a todas!!!

  • Responder
    Marina C
    24 octubre, 2017 at 13:12

    Hola! Mi tía tuvo durante todo el embarazo y tampoco pudieron darle razones pero de esto hace treita años. Mi prima nació unas semanas antes de lo previsto pero tampoco pudierob asegurarle que tuviera algo que ver.
    Eran otros tiempos.
    El susto fue tremendo pero las dos sanisimas.

  • Responder
    María Isabel Cabeza Corroto
    25 octubre, 2017 at 14:24

    Yo quiero contar mi caso, porque puede pasar y la verdad es que yo me asusté mucho y al final no fué nada. Estaba de unas 23 semanas y manché… un poco… pero claro, yo que ni había tenido sangrado de implantación, me asusté. Como no paraba e iba a más, me fuí a urgencias en estado de pánico.

    En la exploración empecé a sangrar mucho más… Pero fué un pólipo, que me salió en el cuello del útero debido a las hormonas del embarazo. Deje de sangrar dos días después.

    A la semana 38, volví a manchar un poquito rosa. Me fuí a urgencias pensando que era el pólipo… pero… había roto la bolsa y mi gorda nació en 38 + 4.

    Así que puede ser que no sea nada, o que sea algo, pero lo importante es quedarnos tranquilas.

  • Responder
    Laura
    26 octubre, 2017 at 11:08

    Hola, pues en mi caso he tenido un aborto espontaneo. Habría sido el tercer embarazo y estaba de 7 semanas, empecé a sangrar poquito, como si me tuviera q venir la regla, pero no le dí mucha importancia. Esa noche el sangrado ya era como una regla normal y ademas con los dolores propios de regla. Nos asustamos mucho y fuimos a urgncias, me dijeron que todavía era pronto para decir nada, porque estaba bien implantado, que salvo que sangrara mucho mas no pasaba nada. A la noche siguiente tuve que volver porque a mi parecer sangraba mucho, me tenía que cambiar la compresa cada hora como mucho. Me volvieron a decir lo mismo que seguía implantado y que no se podía hacer nada. A las 4 días tenía la primera revisión y ahí me confirmaron que ya no había nada. Había sufrido un aborto expontaneo.
    Hoy hace una semana de todo esto y todavía me siento fatal.
    Todo el mundo me dice que tengo otros dos hijos sanisimos y que tengo que estar al 100%, pero eso no me consuela. Que piense que por lo menos no ha sido el primero, y eso me sienta todavía peor, ¿que pasa que por ser el tercero le voy a querer menos y su perdida no supone ningun dolor?
    Un saludo.
    Laura

  • Responder
    anamaria
    21 mayo, 2018 at 11:08

    me han servido vuestros consejos, gracias.

  • Responder
    Mabel
    20 septiembre, 2018 at 17:43

    Hola a todas!!! Os cuento mi caso. Estoy de 13+5. Hace un par de dias, estaba tan tranquila y de repente, flappp!!! Una hemorragia que me dejó empapada! Corrí a urgencias y la hemorragia paró. Me hicieron eco y el bebé estaba bien, no supieron decirme el motivo ya que, placenta , útero y demás, parecia estar todo bien. Así que reposo y progesterona 2 semanas. No he vuelto a sangrar, pero sigo preocupada!

    • Responder
      Vanesa {Una madre como tú}
      21 septiembre, 2018 at 18:54

      Ay Mabel, lo que cuentas es igualito a lo que me pasó a mí… no me extraña que estés preocupada, porque se pasa fatal, pero yo sólo te puedo ofrecer mucho ánimo y mi experiencia: en mi caso, mi enano tiene ya ocho años, todo salió bien. ¡Un abrazo muy gordo, y mucho ánimo!

  • Responder
    jhon
    28 noviembre, 2018 at 04:42

    gracias mil por compartir estos estupenda información relacionada con el embarazo ¿ puedo pedirte sobre alguno para que mi esposa pueda quedar embarazada hemos probado todo … la ultima vez que creímos estar embarazados tuvo un sangrado….

    • Responder
      Vanesa {Una madre como tú}
      29 noviembre, 2018 at 18:29

      ¡Hola Jhon! me temo que en eso el único que os puede ayudar es un ginecólogo. Una cosa es dar información genérica y otros consejos personalizados. ¡Mucha suerte en vuestra búsqueda!

Responder