Ser padres: maldita no conciliación

No es que me haya sumado a la moda del running, no. ¡Qué más quisiera yo! Más bien es que desde que soy madre de dos me paso el día corriendo.  Y para muestra, mi primer día de trabajo tras la baja maternal:

7:45 Suena el despertador

7:50 Empieza la carrera: darle pecho a la pitufa, vestirla, dejarla en la trona para preparar el desayuno de su hermano, convencerle (a él) de que coma algo, tomar un café entre medias, vestirme a toda prisa mientras vigilo por el rabillo del ojo a la pitufa empeñada en ponerse de pie en la cama,  mientras mi chico viste al mayor y al mismo tiempo negociamos qué juguete llevará al cole, ponerme el abrigo y convencer a la pitufa de que se va más cómoda sentada en la silla que de pie…

8:45 ¡¡¡¡ venga que llegamos tarde!!!! Carrera de casa al cole de mayor – del cole del mayor casi echando los hígados hasta la guarde de la pitufa – y un sprint final para llegar al trabajo antes de las 9:30

¡Que estrés! El primer día llegué al trabajo casi a punto de vomitar el desayuno, con pelos de loca y sudando como si hubiera corrido una maratón. ¡Poco me había faltado! Pero lo peor  no fue eso, lo peor  -o quizás lo mejor- fue compartirlo en Facebook y comprobar  que en realidad es lo normal, que casi todas estamos igual.

A todo esto, mi chico como veis participa en la fase desayuno y vestir, pero luego se va tan tranquilo al trabajo, porque claro el “pobrecillo” trabaja lejos y va en coche…

No puedo evitar preguntarme cómo lo hacéis las que vivís en grandes ciudades y a mi loca maratón tenéis que sumar el tiempo de coche, o de autobús o metro. ¡Qué locura!

Pero oye, ¡no seré yo quien se queje! Porque para más inri soy una de esas raras “afortunadas” que puede llevar a sus hijos al colegio y luego recogerles, comer en casa y compartir con ellos toda la tarde. Al módico precio del 50% de mi sueldo, que no piense nadie que la broma me sale gratis. Pero es que yo he podido elegir, mi situación y mi jefe me lo han permitido.

Otras, diga lo que diga la ley, no tienen la misma suerte. Algunas quizás coman con sus hijos, la mayoría los verán a la noche al salir del trabajo, tras pasar todo el día fuera. Y para más inri les dará envidia mi maratón diaria. ¿No es de locos?

Conoce tus derechos

–         Reducción de jornada por guarda legal
–         Excedencia por cuidado de hijos
–         Ayudas sociales para las familia

 

Decora su habitación con cuadros hechos por vosotros

cuadros para niños

Hacer estos cuadros tan originales para su cuarto es mucho más fácil de lo que podría parecer, tanto que tus hijos podrán ayudarte a prepararlos. Tan sólo tenéis que imprimir sus animales favoritos en blanco y negro, y seguir las instrucciones que nos dan en Mi Mundo Manual.

 

Publicado originalmente en el número de Febrero de 2015 de la Revista Ser Padres. Ver PDF.