Tag Archives cosas de mama

Diccionario viruspédico para madres I: El virus paella

Hoy comienzo una serie de entradas destinadas a dar a conocer a los más temibles enemigos de las madres: LOS VIRUS. Hay virus de todos los tipos y todas las formas, tantos que a veces resulta difícil distinguirlos. Nosotros desde el primer momento optamos por ponerles nombres, como a las tormentas, pues nos dimos cuenta de que eso facilitaba mucho su detección. Fruto de ello nace el Diccionario Viruspédico, del que a partir de ahora os compartiré un especimen cada semana. ¡Espero que os resulte de utilidad!   El virus paella El virus paella ese que de repente hace que un día empiece a subir la fiebre como la prima de riesgo cuando Rajoy abre la boca… ese. Que si le apetece da mucho  malestar, y si está de buen rollo sólo da un poco, y tras unos días de fiebre alta sin más historia decide irse por donde ha…

Comparte

La gorda

Esa soy yo.  La del título. Y la de la imagen.  Bueno, la de la imagen no soy exactamente yo, a la vista está, pero como si lo fuera vaya. Soy esa a la que todas las mujeres miramos de reojo por la calle y pensamos “Oh por dios, si me pongo así MÁTAME”. Toda mi vida he sido “rellenita”, desde pequeña.  Luego con las hormonas la cosa se descontroló un poco, pero siempre he tenido épocas “más rellenita” y otras menos.  Siempre he estado en el “tallaje oficial”; unas veces al límite, otras luciendo tipo orgullosamente, pero dentro. Siempre… hasta que me convertí en madre. Entonces la cosa se descontroló. Todavía no sé muy bien el motivo. Los primeros meses yo aumentaba de peso casi a tan buen ritmo como mi bebé. A pesar de dar pecho a demanda. A pesar de comer poco, tarde y mal. A pesar…

Comparte

El sexo después de ser madre

Que tu vida sexual cambiará  después de ser madre es algo que todas intuimos, no en vano el tener un bebe durmiendo en la misma habitación ya es en sí mismo un gran cambio. Pero en realidad eso es lo de menos; tras el embarazo y parto hay un  gran número de cambios físicos de los que nadie te habla, y que interfieren muchísimo más en la sexualidad de la pareja. Y las que sufrimos un parto vaginal no respetado muchas veces tenemos el hándicap añadido de las “heridas de guerra”. En mi caso, en mi primer parto me arrancaron al niňo con ventosa, y acto seguido la placenta. Y si, digo arrancaron, porque eso fue lo que hicieron. Todavía hoy no se por qué tenían tanta prisa. El resultado fue un tremendo desgarro interno y un montón de puntos. Y por supuesto una hermosa episotomía lateral. Tuve serias molestas durante…

Comparte

DIY: Cómo poner forro a un pantalón de verano

Ya me pasó el verano pasado, y este año repetimos de nuevo… al peque le da por pegar un super estirón en verano, y en esos tres meses cambia de talla… ¡¡dos veces!! El año pasado estiré al máximo la ropa, pero con el veranillo de septiembre me vi obligada a comprarle algún pantalón aún finito… ¡benditas rebajas! Este año, con la lección aprendida, no esperé tanto… pero el resultado final fue el mismo: unos pantalones demasiado finos para usarlos en invierno, sobre todo con el frío ue hace por estas tierras, pero demasiado nuevos para desaprovecharlos. Entonces se me ocurrió… ¿y si les pongo forro? Vaya por delante que yo de costura se muy poquito… pero tengo una bonita máquina de coser que me autoregalé pensando en aprender… así que no había excusa, ¡tenía que probar! Tras devanarme los sesos un rato, decidí comenzar por la opción más facil,…

Comparte

¿Es mi hijo celíaco?

Yo no se cuantas veces me habré hecho esta pregunta en los dos últimos años; aún hoy hay días que me pregunto si mi hijo no será celíaco y no nos estaremos equivocando. Todo comenzó con la introducción de los cereales con gluten. Al principio no notamos nada, pero al cabo de un mes estaba completamente estreñido, y tras pensar un poco nos dimos cuenta de que los tiempos coincidían, así que los retiramos, y todo volvió a la normalidad. Volvimos a introducir poco a poco, sin darle más importancia, pero entonces comenzaron las diarreas. Meses y meses, unos días más y otros menos, pero ahí estaban. Como es lógico lo hablamos con la pediatra, le hicieron varios análisis, pero todo daba bien. Y digo “pero” porque las diarreas continuaban, así que un resultado negativo no servía. A mayores apenas comía, continuaba tomando pecho y aceptaba muy poquita comida, a…

Comparte

Malcriando a los hijos

Como ya dejé entrever en La Orquidea Dichosa, post inaugural y que da nombre a este blog, el entorno en que me muevo es bastante hostil para con la forma en que estamos criando a mi hijo. Y si, digo bien, hostil, porque excepto mis amigas y familia más cercana, la sociedad que me rodea ve con muy malos ojos que no discipline a mi hijo, que no le obligue a comer, domir, a vestir como yo quiero o a estarse quietecito y sin molestar el tiempo que a mi me de la gana.

Comparte

La fortuna de vivir en España

Unos días antes de irme de vacaciones fui al todoacien chino de mi barrio a comprar folios; generalmente evito este tipo de eatablecimientos, pues la calidad de los productos es pésima, pero los folios eran para que pintara centollito, con lo que me daba igual que fueran como papel de fumar. Al ir a pagar me fijé en que la chica, una chinita de veintipico años, lucía una hermosa barriguita redonda de embarazada, por lo que la felicité y le deseé que todo fuera muy bien, lo cual me agradeció sonrojada.

Comparte

Resumen del primer año de guardería

El día 31 de julio mi niño pisó por última vez la que hasta entonces había sido su guardería. La verdad es que para mí es una etapa digna de olvidar, pues me supuso una gran tristeza tener que llevarle, la adaptación fue muy dura y larga, y con el paso de los meses fui descubriendo que a pesar de ser una de las dos mejores opciones que teníamos, tampoco era un sitio optimo. Para empezar, a pesar de que la profe que pasaba la mayor parte del día con él era un amor, la jefa no era precisamente trigo limpio. Poco a poco me fui dando cuenta de que tenía dos caras, una para cuando estábamos los padres delante y otra para cuando no estábamos. Me di cuenta también de que determinadas decisiones las tomaba únicamente pensando en su propio interés (económico, por supuesto) y no el de los…

Comparte