Tag Archives mamás

Segundo embarazo: volver a empezar

Os voy a confesar una cosa. Nos hemos metido en esta aventura de ser papás de nuevo de un modo un poco inconsciente. Conscientemente inconsciente. Y es que siempre hemos tenido claro que no queríamos ser una familia de 3, sino más bien de 4, o 5… Pero lo cierto es que, casi cuatro años después de convertirnos en padres, si nos sentáramos a pensar en tener otro hijo friamente y dejando a un lado los sentimientos, la verdad es que creo que no lo haríamos. Mi peque fue un bebé muy tranquilo, hacía lo que se les supone a los bebés: comer y dormir. Se quedaba completamente k.o. en el pecho, yo lo ponía en su cunita y ni se enteraba, y dormía y dormía hasta que se despertaba con una sonrisa en los labios… recuerdo observarle desde la puerta de la habitación, esperando a ver si se quedaba dormido …

Comparte

Detalles que transforman a una madre en una mamá babeante

8:20 AM casa centollo’s Centollito y papá están listos para irse a la guarde. Centollito y mamá se comen a besos –muás muás requetemuás muás chao mamá – muás te veo muás en un rato muás ya te voy remuás a buscar muás muás Centollo y papá salen por la puerta, llaman al ascensor, y cuando mamá ya está cerrrando la puerta… – ¡¡MAMAAAAA ESPERA!! Mamá se asoma y se agacha, justo a tiempo para que el Centollito, que viene corriendo, se le cuelgue del cuello, le dé un último beso, y le susurre al oído… – Te quiero mamá Y mamá se derrite instantáneamente. …

Comparte

Grandes noticias

Hoy me han dado una noticia que lleva tiempo esperando. Una gran noticia, de esas que te emocionan y hacen que sonrías y llores a la vez, de esas que hacen que incluso los días más grises de repente luzcan el sol más hermoso. Hace ya tres años, verano del 2009, que comenzó esta historia. Por entonces yo estaba embarazada de 8 semanas, hacía ya dos semanas que lo sabíamos, habíamos visto su corazoncito latir, y todo marchaba con normalidad. Estaba feliz y emocionadísima, iba a cumplir uno de mis mayores sueños, iba a ser MADRE por fin. Eran las 10 de la mañana y yo estaba en mi oficina, trabajando como cada día, cuando de repente note un PLOFFF. Ya sabéis, ese plof… que no podía ser, porque estaba embarazada. Inmediatamente me levanté y fui al servicio, y confirmé mis temores: sangre. Mucha, muchísima sangre. Mucha más que en mis …

Comparte