Maternidad

Una de cumpleaños

Con la incorporación de mi niño a la guardería hemos entrado en la dinámica de los eventos… comenzando con los cumpleaños. No ha sido una fiesta, sino las famosas bolsas de chuches. Ya es la tercera vez que mi bichito viene de la guardería con una de esas bolsitas. Las dos anteriores me parecieron muy acertadas, pero en esta ocasión al ver el contenido me he quedado anonadada. No perdáis detalle:
Una gominola
Un sugus
Una mariquita de chocolate
Un palotes
Un paquete de escalofrios
Un chupa chups
Un lolipop
Una bolsa de gusanitos
Una bolsa de monchitos….
… y un globo
¡Todo esto para un niño de año y medio! Sinceramente, me parece ya no una exageración, sino una sandez. Dos tipos de “chupa”, dos “bolsas de”, y cinco tipos distintos de “caramelos”. Para un niño, repito, de año y medio. ¿Qué enviarán cuando el crío tenga diez años?. En las ocasiones anteriores la bolsita consistía en unos gusanitos, un chupa o piruleta, un globo y algún caramelo si acaso… mucho más acertado y más que suficiente para críos tan pequeñitos, ¿no creéis?
Espero que no cunda el ejemplo…

¿Te ha gustado esta entrada?

apúntate a la lista del blog y recibe las nuevas entradas en tu correo

No te fundiré a mails. Odio el spam, sólo te enviaré lo que te interesa ;)
5 Comments
Ira 18 Octubre, 2011 at 18:16 contestar

Te he encontrado por aquí y me quedo! A mi también me parece una barbaridad ya no sólo por la cantidad de chucherías sino por el contenido en si. No creo que un niño de 18 meses deba comer esas cosas. Igual yo soy muy exagerada, pero la mía tiene esa edad y nunca ha probado nada de eso, ni caramelos, ni gominolas, ni patatillas… A penas come dulce y si le doy galletas o bollos intento que sean caseros. Un abrazo!

La Vanesa (una madre como tú) 19 Octubre, 2011 at 00:21 contestar

Bienvenida! Encantada de tenerte por aquí 🙂
Gracias por hacerme sentir menos rarita!!! jajajajaja Yo también pienso que son muy pequeños para tomar chuches, el mío sí ha ido probando cositas, basicamente gusanitos, pero vamos que probó por primera vez una piruleta hace dos semanas… y ¿adivinas de dónde salió? Pues si, de otro cumple, el pobre venía todo ilusionado con su bolsita y no me pude negar… Yo considero que debe ser algo excepcional, y no darle demasiada importancia, porque si nosotros le enseñamos que eso es “lo rico y lo apetecible”, cuando sean más mayores será lo que pidan… el mío por ahora pide UVAS, UVAS!!! y espero que siga así mucho tiempo 😉
Un beso y hasta pronto!

Eva 8 Agosto, 2013 at 23:07 contestar

¡Qué barbaridad! Yo creo que a esa edad es casi mejor regalar un muñequito de goma para el baño o chorrada similar, currarte algo sencillo casero (galleta/bollo) o como mucho los famosos aspitos/gusanitos que como ocasión especial vale.
Yo intento alejar, todo lo que la sociedad me permite, de esas cosas a mi peque (también de año y medio). No digo que no vaya a comer chuches (al fin y al cabo la madre es una pirrada de las mismas) pero el volumen ha de aumentar en proporción a la talla y racionarlas en los momentos adecuados.
Ole por el aviso y llamada de atención

Kabb 14 Septiembre, 2013 at 11:18 contestar

Yo creo que la gente tiene prisa para hacer las cosas!!
Por eso hacen con niños pequeños lo que deberia esperarse a hacer con niños algo más matorcitos, no?

En casa con mamá 3 Diciembre, 2013 at 19:56 contestar

Menuda barbaridad. Las chuches cuánto más tiempo las evitemos, mejor.
Y mucho ojito, que yo que tú me planteaba seriamente si no te lo quieren cebar para comérselo por Navidad 🙂

Deja un comentario