Sobre este blog y su autora

Una madre como tú

Vanesa Piñeiro

Mi nombre es Vanesa Piñeiro, y soy una madre con dos hijos, un marido, un trabajo y un blog -ahora dos- que intenta conciliar todas estas facetas, haciéndolo lo mejor posible en cada una y sin desfallecer en el intento ni volverme loca.

Ya hace 7 años que me convertí en madre por primera vez. Una primera vez que me removió completamente, me dio la vuelta como un calcetín, y me obligó a re-conocerme. En aquel entonces me sentí muy abrumada y alejada de la forma de maternar tradicional.

Comencé a escribir La Orquídea Dichosa por pura necesidad de compartir mi maternidad, y poco a poco se ha convertido en un lugar de encuentro con otras madres, donde no sólo comparto mi forma de vivir la maternidad sino todo aquello que encuentro de utilidad o me hace la vida más fácil.

He dado el pecho a mis hijos pero eso no quiere decir que menosprecie a quien da biberón; trabajo y hago “cupcakes”, me gusta hacer crochet y organizar el cumple de mis hijos, pero odio planchar y soy un desastre organizativo. No soy una madre perfecta,no soy una supermadre, ni soy una supermujer, ni tampoco pretendo serlo;  sólo una soy una madre como tú.


El secreto para ser feliz es querer serlo


La Orquídea Dichosa

La Orquídea DichosaLa Orquídea Dichosa es una metáfora de mi maternidad. Es la entrada con la que inauguré el blog y la que le dió nombre. Es la historia de una preciosa orquídea que me regalaron al nacer mi primer hijo, y cómo fue capaz de sobrevivir en mi casa sin que nadie la atendiera como es debido . Te invito a leerla, es muy posible que te sientas identificada con ella.

A mi orquídea le da igual que haga frío o calor, que le sobre el agua o le falte durante días, que el ambiente esté seco o húmedo, que me acerque a mirar como está o me olvide de ella durante semanas… le da exactamente igual, ella ha decidido ponerse el mundo por montera, no dejar que nadie interfiera en su existencia, y ser feliz a su manera

Lee la entrada: La Orquídea Dichosa 


Sobre este blog

Escribo este blog porque me gusta escribir, porque me gusta compartir mis impresiones, y compartir lo que aprendo por si es útil a otras madres, y también porque a través de él muchas madres me han ayudado a mí. Lo escribo porque la información es poder, y me gusta mucho estar informada sobre todo lo relacionado con los niños y ayudar a otras madres a estarlo. Lo escribo porque hay días que necesito dejar salir lo que llevo dentro, y sólo lo sé hacer escribiendo.

También escribo sobre aquello que me entretiene, como el crochet o la cocina, o aquello que me interesa, como la decoración, porque creo que igual que a mi me gusta leer sobre el tema es muy posible que a tí también. Si no es así, pasa página y asunto arreglado 😉

Quizás en algún momento ponga publicidad, y en muchos otros la quite. Quizás ponga links de afiliados, y puedes estar segura de que aceptaré patrocinios si los considero interesantes, tanto para mí como para ti. Sea como fuere, y como hago siempre,

no recomendaré nada que yo misma no use, que no me guste, que no usaría con mis hijos o que no recomendaría a mi mejor amiga.

Así que si ves publicidad de algún tipo en éste blog, puedes estar segura de que  te enseño  lo que uso o me gustaría usar, me paguen o no. Y desde luego,

puedes estar segura de que mi opinión será siempre 100% sincera, lo que se compra con el patrocinio es el espacio para mostrar el producto, pero nunca mi opinión.

Nunca verás opiniones negativas en mi blog porque tengo poco tiempo libre y prefiero invertirlo en hacer cosas positivas y hablar de aquello que me ha resultado útil o interesante.  Respecto a colaboraciones, cuando un producto no me llama la atención o creo que no me va a gustar ya no lo acepto de entrada. No me gusta perder el tiempo, y si voy a escribir sobre algo prefiero que sea sobre algo útil, que me gusta, o me hace la vida más fácil. Son muchas las propuestas que recibo, y muchas las que rechazo, soy muy selectiva con los productos que uso con mis hijos y también con los que muestro en el blog.

Por todo ello te pido que antes de criticar o devaluar mis opiniones sólo por el hecho de aceptar patrocinios, ten en cuenta que el servidor y mi tiempo valen dinero, pero el tiempo que robo a mis hijos para escribir en éste blog vale todavía más.

¡Gracias por tu comprensión!

¿Eres una marca?

Si eres una marca, tengo un apartado sobre patrocinios y colaboraciones que deberías visitar. ¡Espero que te interese!