Lifestyle

Vestir a los hermanos igual, ¿buena o mala idea?

Vestir a los hermanos  igual, ¿buena o mala idea?

A raíz de la entrada del otro día en que os enseñaba las fotos de la ropa que nos compré igual para los tres le estuve dando vuelta al tema de vestir a los niños iguales o con ropa conjuntada.

Cuando yo era pequeña, mi madre nos vestía a una de mis hermanas y a mí iguales. Nos llevábamos poco así que quedábamos monísimas, las dos siempre conjuntadas, o bien con el mismo modelo en distintos colores, o con vestidos de la misma tela pero con cortes distintos. Que yo recuerde nunca era la misma ropa exactamente igual, pero aún así, recuerdo perfectamente que a mí me daba mucha rabia. Yo era la mayor y no quería ir igual que nadie. ¡No me gustaba nadita!

Ahora que la madre soy yo, reconozco que lo de vestir a los niños conjuntados me hace gracia. Pero también creo que el vestirles iguales es como pasar por alto la personalidad de cada uno, y obligarles a mimetizarse. Alguna prenda,  en alguna ocasión, me gusta, de hecho a ellos les hizo mucha ilusión que les comprara esa ropa igual, pero ya por costumbre no lo veo, la verdad.

En cambio lo que sí me gusta es la idea de que vayan coordinados, por ejemplo el otro día estaba buscando conjuntos para niño y se me ocurrió mirar si había ropa para niña que pudiera coordinar, y en seguida encontré varias camisetas y un par de vestidos que sabía que le gustarían a mi hija y que pegaban totalmente con los conjuntos de niño que había escogido, sin caer en ser iguales. Y es que para mí, en primer lugar lugar, es importante respetar sus gustos y preferencias respecto al vestir. La ropa que nos ponemos es parte de nuestra personalidad, y decidir qué ponerse creo que les ayuda a descubrir su propia personalidad, así que desde pequeños les he dejado decidir qué ropa se ponían, qué zapatos, qué no querían… y bueno, tengo mis limitaciones, no creáis xD pero siempre intento adaptarme a ellos y dejarles elegir.

vestir niños iguales
coordinados pero no iguales

 

Pero la ropa que se ponen los niños la compramos los adultos, así que aunque intente adaptarme a sus gusto también intento orientarlos respecto a lo que me parece que necesitan y que es más adecuado en cada momento; no se usa la misma ropa para hacer gimnasia que para salir de paseo, o que para ir al campo, por ejemplo, así que intento compaginar sus gustos con las necesidades de ropa. Y la verdad es que hasta ahora no me había fijado mucho, pero ahora si por ejemplo le compro un vestido a la peque, pues miro a ver si veo una chaqueta coordinada, y también miro en un par de tiendas a ver si veo polos  o camisetas de niño que peguen, y así me resulta muy fácil que vayan coordinados.

Ellos además de ser unos presumidos de tomo y lomo por ahora parecen encantados con la idea de vestirse coordinados, las veces que lo he hecho se han fijado en el detalle de que por ejemplo iban los dos vestidos de rojo, y les ha hecho ilusión y todo.  Veremos si continúan pensando lo mismo.

¿Qué opináis vosotras? ¿Os gusta la idea de vestir a los niños iguales, o coordinados, o sois más de llevarles a cada uno a su aire?

¿Te ha gustado esta entrada?

apúntate a la lista del blog y recibe las nuevas entradas en tu correo

No te fundiré a mails. Odio el spam, sólo te enviaré lo que te interesa ;)
7 Comments
Mónica 5 Abril, 2017 at 09:37 contestar

Yo soy la mayor y también tuvimos una temporada de ir iguales o a juego y lo odiaba. Mi hermana lo odiaba aún más porque significaba que su ropa se perpetuaba ya que cuando se le quedaba pequeña la suya heredaba la mía igualita (o pareciad) a la que acababa de dejar…
A los míos de momento no les he comprado nada igual y no creo que lo haga. Cada uno tiene su personalidad y sus gustos, que el mayor ya va eligiendo. Por mi parte salvo que algún día quieran llevar algo igual no creo que les compre nada idéntico 🙂

miren 5 Abril, 2017 at 12:41 contestar

de momento sólo tengo una, así que hablo desde la teoría, que luego habrá que verme si me toca…
el caso es que hermanos vestidos iguales no me gustan nada, de hecho, me da hasta pereza.. y el tema de vestirles coordinados, la verdad no lo había pensado nunca, pero creo que sería sólo de forma muy puntual, soy más de “cada loco, con su tema” 😉
ahora, tener un modelo igual madre hijos, como comentabas en tu post el otro día, definitivamente ¡SÍ! bss!

Elena 6 Abril, 2017 at 01:45 contestar

Pues yo de momento las visto siempre que puedo iguales o coordinadas, pero también es verdad que cuento con la aprobación de la mayor, que toma las decisiones por sí misma. SI algo no le gusta no se lo pone, así que antes de comprar nada lo consulto.
Yo soy la mayor y “sufrí” lo de vestirme a juego con mi hermana hasta que ya harta dije basta, pero recuerdo tener que insistir mucho. A mis hijas no les pasará, en cuanto no quiera alguna se acabó.

Creo que es un tema que o te parece horrible o te gusta mucho y además sabes lo complicado que es. Esto lo sé a ciencia cierta porque hace unos meses publiqué un post en mi blog con las tiendas donde poder encontrar ropa a conjunto o a juego para hermanos, que no son demasiadas, y de vez en cuando lo actualizo con sugerencias de los lectores.

Planeando ser padres 6 Abril, 2017 at 11:49 contestar

Yo debo estar ñoña últimamente porque desde que nació mi bichilla esto me hace gracia, pero por cuestiones de tallas me resulta difícil conjuntarme con ella, así es que voy a intentar hacerlo (de vez en cuando) con mi churumbelito ¡a ver si lo logro!

elia 7 Abril, 2017 at 01:37 contestar

Yo era gemela asi q siempre ibamos vestidas igual hasta q decidi ql os gustos de mi hermana no eran como los mio y odiaba q nos vistiran igual a si q x lo tanto mis hijos no van a vestir igual

cris 16 Abril, 2017 at 16:19 contestar

Y qué tal si en lugar de dedicaros a estas chorradas y frivolidades, os dedicáis a pensar qué va a ser de vuestros hijos en el mundo difícil que les va a tocar afrontar o a adoptar niños huérfanos o recoger animales abandonados o simplemente hacer gárgaras?

Porque vamos, ya hay que ser frívola.
Y luego el tema del “yo”, “yo”, “mi niño y yo”, “yo y mi niño”, “mis niños y yo”, sois unas superficiales. Lo importante de la maternidad no es el ahora, ni que se os haga el chirri pepsi cola con sus gracias, lo difícil viene cuando los niños y con ellos los problemas crecen y cuando siguen en casa a los 20 y tantos, y a los 30 y tantos porque a pesar de haber estudiado una ingeniería y varios master, no tienen trabajo ni esperanza de tenerlo.

Pero nada, a seguir pariendo. Luego no os quejéis de lo mucho que se sufre viéndolos fracasar, y teniendo que ocuparse de ellos con más de 30 años y a veces con más de 40.
Si pensarais más en ellos y menos en vosotras, no pararíais sin control. Tener más de un hijo hoy en día es una atrocidad.

Arusca 9 Mayo, 2017 at 09:01 contestar

Mi madre nos vestía iguales a mi hermana y a mí ¡y ambas lo odiábamos! Jajaja… Así que yo a mis hijos no les visto igual, cada uno a su aire… además de que muchas veces es complicado encontrar la misma prenda de ropa en tres tallas distintas…

Deja un comentario